Coordinador de la macrozona sur por estado de excepción: «Nos parecía imprescindible para poder mantener control de la situación de violencia seguir contando con el soporte de las FFAA»

0
31

El coordinador de la macrozona sur en la región de Biobío, Roberto Coloma explicó los alcances que tendrá el estado de excepción decretado ayer por el Presidente Sebastián Piñera en las provincias de Malleco, Cautín, Biobío y Arauco oportuno a los hechos de violencia en la zona.

En conversación con El Mostrador en La Esencia, Coloma explicó que «lo que ha señalado el Presidente de la República a través de este decreto es poco muy claro, y que la ciudadanía tiene que tener incluso claridad: las Fuerzas Armadas y los jefes de Defensa Doméstico no vienen a reemplazar la función constitucional y legítimo de Carabineros de Pimiento y la Policía de Investigaciones. Lo que vienen a hacer es complementarlas, apoyarlas, colaborar en el objetivo de controlar de mejor forma el orden manifiesto en las zonas a este decreto de estado de emergencia. Es en ese decreto donde se fijan con mucha claridad cuáles son las facultades y ámbito de bono de las jefaturas de la Defensa Doméstico».

«Premeditadamente del estado de excepción de catástrofe que rigió hasta el 30 de septiembre con ocasión de la crisis sanitaria, las Fuerzas Armadas entregaron un soporte logístico importante a las labores de contención de orden notorio que fueron relevantes. Al término de este estado de excepción, y al dejar de contar con este soporte logístico, se produjo inmediatamente una suerte de aumento o ascenso de los hechos de violencia de forma cibernética. Nos parecía que era imprescindible para poder amparar en el interior de cierto control la situación de violencia en la provincia de Arauco y la macrozona, seguir contando con este soporte logístico de las Fuerzas Armadas», agregó.

«Es por eso que -continuó- el Gobierno ingresó a Contraloría un decreto en que se disponía la colaboración de las Fuerzas Armadas de estas tareas, en forma similar a lo que se está haciendo en la zona norte. Sin bloqueo, la Contraloría representó la legitimidad de ese decreto, de forma que (…) el Presidente de la República lo que ha hecho es optar por una de estas herramientas que es el estado de excepción de emergencia, que permite permanecer en el tiempo el soporte logístico, de tecnología, de apoyo en transporte y una serie de aspectos que (…) constituye un soporte relevante para que estas tareas se puedan desarrollar en mejores condiciones».

Respecto al rol de los gobernadores regionales, el coordinador de la macrozona sur recalcó que «no tienen ninguna aptitud relacionada con el control del orden notorio, ni ninguna otra tarea relacionada con seguridad pública. El Gobierno siempre ha estado rajado a dialogar tanto con el director regional de La Araucanía, como con Rodrigo Díaz que es el gobernante regional de Biobío. Hemos tenido instancias de diálogo antiguamente del decreto de testimonio de estado de emergencia, como en estos días».

Sobre la la violencia del sector, Coloma consideró que «poco tiene que ver con el conflicto mapuche. Acá hay una situación de violencia que no necesariamente tiene relación con lo que se denomina como conflicto mapuche. Lo que hay son bandas criminales organizadas que utilizan el conflicto mapuche como un escudo protector de sus actividades ilícitas, y me refiero al narcotráfico, a las mafias que operan en torno al robo de madera y a la comercialización ilegal de producto forestal. Con ese tipo de organizaciones delictivas (…) no hay posibilidad de negociación alguna. El Gobierno no se va a sentar nunca con estas bandas criminales, porque el Gobierno no negocia con delincuentes».

En ese sentido, relató las acciones que se han realizado en la macrozona sur para frenar estos hechos: «Se ha producido un aumento importante, en más de 400% en lo que va de 2021, de las detenciones de personas vinculadas a hechos de violencia en La Araucanía. Se ha producido un aumento incluso muy importante de la incautación de armas de fuego. No estoy hablando de escopetas de caza y pistolas a fogueo, sino de armamento de pleito. Se ha producido un aumento muy considerable asimismo del confiscación de drogas y otras sustancias ilícitas».

Asimismo, sostuvo que «hemos desplegado un trabajo que, en un contexto muy confuso, ha producido resultados, y eso genera reacciones de estos grupos armados que por primera vez en muchos abriles han trillado amagada su situación. Eso produce una reacción violenta».