Coronavirus “electoral”: parlamentarios justifican sanitizaciones y entrega de cajas de ayuda con su imagen

0
144

Diputados y senadores, tanto del oficialismo como de examen, se defendieron de las críticas que han provocado la entrega de donaciones que han estado realizando durante la crisis económica que trajo el coronavirus.

El primero que desencadenó esta tromba de críticas fue el diputado por la Región de Ñuble, Frank Sauerbaum (RN), quien repartió cajas con mercadería en los sectores más vulnerables y perjudicados en Chillán, pero con el detalle que estas tenían una calcomanía con su foto y su nombre en ellas.

Su par socialista, Fidel Espinoza sostuvo que Sauerbaum “está atentando contra la estatuto electoral”,  y adicionalmente calificó la batalla de “vergonzosa” por estar aprovechándose de esta pandemia. “No me cerca de ninguna duda que seguramente lo anda haciendo con plata de las pesqueras que financiaron su campaña”, añadió.

“Lamentablemente son estas actitudes las que ensucian la política, ya que por personas como estas la gente no le cree al congreso. Yo espero que la mesa de la Cámara tome medidas en este caso”, acusó el parlamentario.

Frente a los dichos de Espinoza, el diputado de Pimiento Vamos argumentó que “si no hago cero, me van a despellejar que no hice carencia, porque la crítica es que los diputados reciben mucha plata y qué hacen con esa plata. Ahora, nosotros hacemos un esfuerzo tremendo para durar a más concurrencia. Entonces, vamos a estar expuestos a crítica permanente”.

“Lo hice para que la gente sepa que las cajas son donadas por mi persona y no hay recursos públicos, ni recursos de municipios, sino que son un esfuerzo individual y por eso lo he hecho, justamente para alejar las dudas de donde vienen los recursos (…). Prefiero que me critiquen por ser generoso, si alguien está buscando la pequeñez y la pequeña ventaja, yo me quedo con el agradecimiento de la gente”, agregó.

Asimismo, en declaraciones entregadas hoy a CHV, el senador aseguró que “lo vamos a seguir haciendo, hasta que lleguen los dos millones y medio de cajas que el gobierno va a hacer entrega a través de las gobernaciones y municipios”.

Sanitización de los hermanos Van Rysselberghe en el Bíobío

El de Sauerbaum no fue el único caso, ya que a lo acontecido en Ñuble, la misma presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, y su hermano, el diputado Enrique van Rysselberghe, informaron por medio de sus redes sociales, imágenes de una sanitización llevada a sitio en el Biobío con bidones con calcomanías de los nombres de entreambos.

Esta entusiasmo fue rápidamente cuestionada por el parlamentario Francisco Chahuán (RN) quien mencionó que “soy enemigo que se usen los rostros de los parlamentarios y se use políticamente una ayuda necesaria y urgente”, acotó a CHV.

“Esto no puede reemplazar al Estado, por eso es que es importante que el Estado y el Gobierno apuren con la entrega y ayuda, ya que hay hambre en nuestras poblaciones y campamentos”, emplazó Chahuán vía videoconferencia con el medio televisivo.

Frente a las críticas, la presidenta gremialista expresó: “La crítica no la entiendo muy proporcionadamente, porque lo cierto es que esto normalmente surge a raíz de las solicitudes de distintos dirigentes de nuestra región, entonces inicialmente hicimos gestiones con algunas empresas sanitizadoras para que generaran donaciones, pero como había más demanda decidimos despuntar a hacerlo nosotros”.

“No veo ninguna razón para no hacerlo. Primero somos nosotros lo que lo estamos haciendo y, en segundo lugar, porque nos hacemos responsables de lo que hacemos”, concluyó respecto a las calcomanías pegadas con su nombre en el envase sanitizador.

¿Organización de campaña o simple donación?

En la término de estas polémicas entregas realizadas, el diputado UDI Sergio Gahona -quien incluso realizó una sanitización con su nombre en los bidones- explicó que se trataba de una solicitud de dirigentes vecinales: “No es publicidad, primero que todo”, expresó.

Adicionalmente, explicó que “evidentemente identificamos la sanitización con quién la hacía para que la clan pudiera tener confianza de que no era cualquier persona la que estaba sanitizando su casa”.

En ese sentido, al parecer la idea ha sido transversal en todo Pimiento Vamos, ya que igualmente circuló una fotografía donde se veía una camioneta cargada con una entrega de cajas con el logo del partido Evópoli. No obstante, desde la directiva de la colectividad aseguraron que dicha imagen correspondía a una campaña de 2015.

La concurso no se salva

El controvertido tema asimismo tocó a parlamentarios de la concurso. Uno de ellos fue el senador Felipe Harboe (PPD), quien realizó una donación de bolsas de harina a familias en la Región del Ñuble.

Sin incautación, entre esas entregas -según se apreciaba en las imágenes que circularon en redes sociales- había mascarillas marcadas con las palabras “Harboe senador”, lo que asimismo provocó críticas.

 

Frente a las críticas, desde el equipo de Harboe reconocieron que la harina fue comprada con la dieta del senador y que había sido entregada sin publicidad. Mientras, sobre las mascarillas, señalaron que habían sido encargadas a una artesana tópico, quien las había entregado con un papel que identificara quién las había solicitado, desmarcándose del tema.

De la misma guisa el diputado de la DC, Miguel Serafín Calisto, salió a defenderse a través de su cuenta de Twitter, luego de que un adjudicatario compartiera una publicación sobre una mascarilla negra que tenía pegadas las palabras “Calisto contigo”.

Frente a esto, el parlamentario de la batallón confesó que “no le veo el escándalo. Estoy en terreno y decidí invertir mi plata para el cuidado de la gente. Es más útil que ser analista u opinólogo”, comentó sin aludirse mayormente. Agregó que cuando comenzó la pandemia” todos decían, ‘dónde están los políticos que entregaban folletos y ahora no entregan mascarillas’ bueno yo decidí entregar poco que sea más útil que un papel informativo”.

Respecto a este eventual “modo de hacer campaña”, el Servicio Electoral informó que tomó razón de los hechos “indicados, los cuales serán analizados conforme a las atribuciones constitucionales y legales con las que el Servicio cuenta sobre la materia”.