Corte de Talca establece que empresa faenadora de cerdos Coexca vulnera derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación en población de San Javier

0
132

En un veredicto general, la Corte de Apelaciones de Talca acogió el medio de protección presentado por la Sede Regional del Maule del Instituto Doméstico de Derechos Humanos en contra de la Empresa Agrícola Coexca S.A, por considerar que ha vulnerado el derecho humano a poblar en un medio esfera desocupado de contaminación de los vecinos de la comuna de San Javier, en la Región del Maule.

El tribunal estableció –basándose en informaciones entregadas por la Superintendencia del Medio Condición, Carabineros de Pimiento, la Posta Rural de Caliboro, la Escuela Mariano Egaña de Ranchillo y la Municipalidad de San Javier, que se registra la presencia de olores, de diversa intensidad, no naturales, que “provocan diversos malestares físicos a los vecinos del sector”, tal como habían denunciado integrantes de la comunidad san javierina.

Dictaminó así el tribunal que la operación de crianza de cerdos de Agrícola Coexca S.A “afecta el derecho a existir en un medio independiente de contaminación, ya que la presencia de aquellos olores afecta el medio dominio, y de forma consecuencial, la calidad de vida de los vecinos del sector, que no obstante ser rural, deben convivir con un entorno afectado y enrarecido por la actividad industrial, que genera esos hedores e insectos indeseables, como las moscas.

El mayor tribunal de la Región del Maule fue enfático en señalar que “los incumplimientos de la recurrida Coexca S. A. que provocan la existencia de malos olores, así de vectores sanitarios, constituyen actos ilegales”, agrega que estos últimos radican en “su falta de cuidado en las labores de manipulación de los residuos producidos por su actividad industrial”.

La Jefa Regional del Maule, Nadia Gutiérrez, valoró el veredicto señalando que “es un logro significativo para la comunidad, que ha venido denunciando que la contaminación que provoca la empresa es permanente en el tiempo”. Agrega que, incluso con posterioridad a la interposición del expediente, la Superintendencia del Medio Hábitat formuló una serie de cargos en contra de la Empresa Coexca, dos de ellos graves, por los incumplimientos en materia ambiental, y que la semana pasada nuevamente se realizaron denuncias por malestares que provocan las actividades del plantel de cerdos.

En relación con lo previo es de suma relevancia lo arreglado por la Corte, que le ha impuesto a la empresa el cumplidor cumplimiento de las obligaciones contenidas en el permiso ambiental correspondiente, apegándose a las limitaciones, requisitos y procedimientos autorizados en él, de guisa de poner término a la infracción del derecho a conducirse en un medio fugado de contaminación en un plazo de treinta días.