Corte Suprema acoge recurso de protección y ordena adoptar medidas para posibilitar derecho a voto de 147 internos de Colina II

0
31

La Corte Suprema acogió un medio de protección y ordenó a Gendarmería de Pimiento adoptar todas las medidas necesarias para posibilitar, adentro de los plazos legales, el derecho a voto de un clan de 147 internos de Centro de Cumplimientos Penitenciario Colina II que se encuentran habilitados para sufragar.

En la sentencia, la Tercera Sala del mayor tribunal -integrada por los ministros Sergio Muñoz, Mario Carroza, Juan Manuel Muñoz Pardo y los abogados (i) Pedro Listo y Héctor Humeres– consideró parcial el hacer de Gendarmería de Pimiento y el Servicio Electoral (Servel), ya que  atentan contra la fuero doméstico e internacional al no realizar las gestiones para fijar el derecho a voto de los reclusos.

 «el hacer de las recurridas (…) contraviene las normas internas y los instrumentos internacionales ratificados por Pimiento, tornando su comportarse en ilegal”, dice el parecer.

El arbitrio de protección -que había sido rechazado por la Corte de Apelaciones- fue interpuesto por los abogados directores de Pensamiento Penal Pimiento, Pablo Villar y José Henriquez Muñiz, y la ex defensora doméstico, Paula Viario.

Argumentos de la Suprema

Citando artículo 52 de la Ley N° 18.700, el mayor tribunal sostuvo que «el Servicio Electoral está facultado para determinar la instalación de locales de votación en un circuito penitenciario, toda vez que la norma citada no realiza una enumeración taxativa y excluyente de recintos, por lo tanto no se advierte impedimento normativo a estos género”.

Encima, aludiendo al artículo 2 y 25 del Decreto Supremo N° 518, la Corte Suprema indicó que «a Gendarmería le corresponde velar de forma activa por que se respete la condición de ciudadano de cualquier persona privada de atrevimiento bajo su custodia, teniendo en consideración al emoción no sólo la norma interna sino igualmente las disposiciones internacionales incorporadas a nuestro ordenamiento constitucional”.

El error asimismo recoge el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Chaqueta sobre Derechos Humanos.

El primero, en su artículo 25, dice que «todos los ciudadanos, sin distinguir si se trata de personas privadas de permiso, gozan sin distinción de los siguientes derechos y oportunidades: ‘b) Elegir y ser elegidos en elecciones periódicas, auténticas, realizadas por sufragio universal e igual y por voto secreto que garantice la atrevido expresión de la voluntad de los electores’”, señala documento.

El segundo, en tanto, en su artículo 23, «reconoce el mismo derecho antiguamente referido y agrega que: ‘La ley puede reglamentar el control de los derechos y oportunidades a que se refiere el inciso precedente, exclusivamente por razones de etapa, procedencia, residencia, idioma, instrucción, capacidad civil o mental, o condena, por sentenciador competente, en proceso penal’», agrega.