Corte Suprema acoge recurso de queja y ordena tramitar demanda de tutela laboral del capitán Rafael Harvey

0
51

La Cuarta Sala Mixta de la Corte Suprema, acogió, por mayoría, el solicitud de queja presentado en abril pasado por el abogado Francisco Ugás Tapia, en representación del capitán en trámite en retiro Rafael Harvey Valdés, dejando sin finalidad la sentencia de abril pasado de la Corte de Apelaciones de Santiago, que confirmó la incompetencia del Segundo Audiencia de Humanidades del Trabajo citadino.

La sala estuvo presidida por la ministra doña Honor Ana Chevesich e integrada por las ministras Andrea Muñoz Sánchez y María Angélica Repetto; el ministro (S) Mario Gómez Montoya y el abogado elemento don Gonzalo Ruz Lártiga.

En definitiva, la sentencia de la Corte Suprema reafirma criterios jurídicos que ya había sentado el mayor tribunal en otros fallos, señalando que el procedimiento de tutela gremial es plenamente aplicable a los funcionarios públicos. Adicionalmente, mediante esta sentencia, el Mayor Tribunal sienta otro criterio jurisprudencial y legal relevante, al interpretar la Ley Nº 21.280, señalando “Como se puede advertir, resulta manifiesto que los funcionarios de las Fuerzas Armadas son funcionarios públicos y, por lo tanto, pertenecen a la Dependencia del Estado, y en tal calidad se encuentran en el interior del ámbito de aplicación del artículo 1° de la Ley N° 21.280, al incluirse, expresamente, en el inciso segundo del artículo 1° del Código del Trabajo”.

Para Francisco Ugás, del Estudio Legal Caucoto Abogados, este es un sentencia muy relevante “porque permite afirmar categóricamente el acceso a la justicia, especialmente al procedimiento de tutela de sus derechos fundamentales, al personal del fuero castrense o militar que puedan ver afectados sus derechos más esenciales en el ámbito de su relación laboral. Y es importante, además, porque será la judicatura civil la que cautelará la eficacia de los derechos más fundamentales del personal militar, cuando se vean afectados en este ámbito”.

Lo antecedente, para Ugás, “viene a suplir un vacío puesto que la legislación militar no contempla un procedimiento de tutela de estos derechos”.

En la denuncia y demanda de tutela de derechos fundamentales presentada en representación del Capitán Rafael Harvey el 24 de julio de 2020, se denunció la quebrantamiento de su derecho a la integridad psíquica, de su derecho a la igualdad frente a la ley, de su derecho a la vida privada y a la honra, y del derecho a la inviolabilidad de las comunicaciones privadas, todos reconocidos en el artículo 19 de la Constitución Política de la República de 1980, como consecuencia de su desvinculación del Ejército de Pimiento mediante un decreto exento suscrito por el entonces ministro de Defensa Alberto Peso, luego de que aquél denunciara, desde el año 2015 y hasta la data, actos de corrupción acaecidos al interior de la institución castrense.

 

  • Revise la resolución de la Suprema acá