Corte Suprema sentencia que personas privadas de libertad en cárceles podrán votar en próximas elecciones

0
192

Este lunes la Corte Suprema de Probidad acogió cinco fortuna de protección presentados por el Instituto Doméstico de Derechos Humanos (INDH) para que cerca de doscientos internos e internas de penales de las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Los Lagos y Magallanes, puedan desempeñar su derecho a sufragio en los próximos comicios electorales del 19 de noviembre.

Las acciones legales, que en cuatro de los casos habían sido rechazadas en primera instancia y en el caso de Magallanes es ahora confirmada por la Suprema, fueron presentadas por el INDH en contra del Servicio Electoral (Servel) y en contra de Gendarmería de Pimiento. Así la corte declaró el flagrante ilegal de los recurridos, ordenándole –en el caso de Arica y Puerto Montt- que en los cinco días sucesivos deberán otorgar una respuesta sobre cómo acatarán el veredicto.

La sentencia del mayor tribunal destaca por ejemplo que el Servicio Electoral está facultado para la instalación de locales de votación en un circuito penitenciario, recordando que fuera de los derechos perdidos o limitados por su detención, prisión preventiva o condena, la condición jurídica de los internos es idéntica a la de los ciudadanos libres, llamando a respetar lo señalado en la Constitución en este sentido.

La Corte Suprema concluyó que el Servel y Gendarmería “están obligados tanto por la normativa interna como por los tratados internacionales suscritos por Chile, a velar por el oportuno y adecuado ejercicio del derecho a participar en el sistema democrático, en su expresión referida al sufragio de las personas en favor de quienes se recurre, mismas que mantienen incólume su derecho a sufragio como los demás ciudadanos y que sin embargo no pueden ejercerlo vulnerándose la garantía de igualdad de trato”.

En sus respectivas apelaciones, el Servel por ejemplo aducía una imposibilidad técnica y jurídica de lograr a las solicitudes, poliedro que la circunscripción electoral no equivale a un circuito penitenciario. En tanto Gendarmería argumentaba que existe una imposibilidad permitido para constituir mesa receptora de sufragio y señalar como ocupación de votación las unidades penales, cubo que lo precursor es responsabilidad del Servel.

Este proceso forma parte de una iniciativa en contorno del INDH que comenzó en 2016 y que recogió las voluntades de 264 internos e internas de diversas cárceles del país que manifestaron querer profesar su derecho a elegir.