Covid-19: Tras desalentadoras cifras, Espacio Público plantea que la tarea inmediata es reducir la movilidad para detener la cadena de contagios

0
97

El centro de estudios Espacio Sabido dio a conocer este viernes su nuevo referencia sobre el avance de la pandemia de covid-19 en el país. Cercano con manifestar que “a estas alturas, queda claro que la estrategia asistencial que prefirió el gobierno, al no ir acompañada de una férrea estrategia preventiva, fue un error”, estimaron que la tarea inmediata es compendiar la movilidad para disminuir la esclavitud de contagios.

En ese sentido, hicieron un llamado al Gobierno a orientar todos sus esfuerzos para recuperar la capacidad de TTA, vale afirmar, testeo, trazabilidad y aislamiento, “para lo cual es necesario primero doblegar la curva de contagios y bajar los casos a niveles que permitan realizarles TTA a la mayoría de los detectados con PCR”.

Para lograrlo, sostienen que se requieren estrictas medidas de confinamiento, con políticas económicas que permitan a la ciudadanía quedarse en casa, y reduciendo la movilidad, con mayores controles y golpe restringido al transporte notorio.

Los autores del estudio (Camila Riachuelo, Eduardo Engel, Diego Pardow y Pablo Simonetti) citaron un referencia del Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería (ISCI) que muestra que “los niveles de movilidad en el Gran Santiago siguen muy altos, con mayor movilidad la segunda semana de la cuarentena que la semana anterior”.

“Estas medidas deben ser parte de la construcción de una épica común en torno a la solidaridad, en la que nos cuidamos entre todos y hacemos cuanto esté a nuestro alcance para no exigir todavía más a un sistema de salud al límite. Luego se necesita fortalecer por todos los medios posibles la disponibilidad de lugares de testeo y capacidades de procesamiento y reporte de esos tests, de modo que recuperemos esos 5 días perdidos entre abril y ahora”.

“Con la laxitud observada en las cuarentenas y las tasas de contagio que tenemos hoy, el escenario más probable es que enfrentaremos varias semanas con miles de muertos, mientras la epidemia seguirá enseñoreándose de las grandes ciudades, desatando una crisis humanitaria inédita en la historia del país. Para salvar las miles de vidas que están en peligro inminente, debemos actuar hoy mismo con audacia y determinación”, advierte el referencia.

Organización asistencial vs. logística preventiva

En el estudio, Espacio Conocido critica que la organización asistencial aplicada por el Gobierno, que consistió básicamente en aumentar el número de ventiladores y camas críticas para atender a una gran cantidad de personas contagiadas por coronavirus, fue un error conveniente a que no estuvo acompañada por una organización preventiva, lo que provocó la saturación del sistema de salubridad.

“A estas alturas, queda claro que la estrategia asistencial que prefirió el gobierno, al no ir acompañada de una férrea estrategia preventiva, fue un error. La estrategia asistencial consistió, en su esencia, en aumentar notablemente la cantidad de camas críticas y ventiladores, para así atender grandes números de infectados con coronavirus. Como esta estrategia no fue acompañada de una estrategia preventiva, se llegó a los niveles de saturación del sistema de salud que, por muy fortalecido que esté, apenas da abasto con la cantidad de pacientes que debe atender”, señalaron.

“Hoy la ocupación de camas críticas a nivel nacional es de 89% y de 96% en la región Metropolitana, con 328 pacientes en ventilación mecánica fuera de unidades de pacientes críticos, lo que en la práctica implica saturación”, dice el estudio.

Agregan que “hoy los fallecidos contabilizados alcanzan los 2870, y sabemos que son muchos más, por aquellos que se inscribirán retroactivamente en días venideros, por quienes mueren en hogares sin haberse realizado tests PCR y por quienes mueren por causas indirectas”.

En ese sentido, recalcaron que una logística más efectiva hubiera sido una cuarentena universal para toda la ciudad de Santiago a partir del 27 de marzo, “momento en el que la población se mostró dispuesta a quedarse en sus casas, o por último el 30 de abril, cuando los casos explotaron”.

Si aceptablemente consideraron que las residencias sanitarias son “una buena noticia”, recalcaron que “mientras sigamos llegando tarde a los casos, no revisten una compensación para el problema original”.

Vea aquí el estudio completo.