Darle nalgadas a los niños puede causarles depresión y muchos traumas; nuevo Estudio

0
179
loading...
loading...

En nuestros tiempos una nalgada era como un psicólogo: corregía berrinches, formaba el carácter y reafirmaba la autoridad de los padres en el sistema deudo. Pero los verdaderos psicólogos de hoy tienen otra opinión.

Para muchos de nosotros aceptar una nalgada fue de lo más popular cuando nos portábamos mal. Si molestabas a tu hermano, si rompías poco o si no te comportabas en la escuela, sabías que no escaparías del castigo. Sin incautación, los profesionales de la lozanía mental dicen que esa habilidad popular ha causado más daño que solo unas posaderas enrojecidas.

Se publicó un estudio sobre este tema realizado por un colección de expertos en la Universidad de Michigan, en EE. UU. Esa investigación relacionó la lozanía mental de los adultos con sus experiencias adversas en la infancia, específicamente si habían recibido nalgadas como medida correctiva.

Para este estudio fueron entrevistados 8316 personas con edades entre 19 y 97 abriles, todos miembros de una estructura de vigor mental en California. La primera pregunta que contestaron fue si los habían nalgueado durante su infancia.

Se registró como un NO cuando los adultos decían no poseer recibido una sesión de nalgadas, o si recordaban que sucedió una o dos veces mayor. Pero se registraba como un SÍ cuando comentaron cobrar nalgadas varias veces por año. A posteriori se les hicieron diferentes pruebas psicológicas para evaluar su lozanía mental.

A los participantes les hicieron exámenes de depresión, dipsomanía moderado, uso de drogas e intento de suicidio. Al final, los expertos relacionaron toda esta información y concluyeron que acoger nalgadas en la infancia afecta más de lo que se creía.

El 54.3 por ciento de las personas encuestadas recibieron nalgadas y fueron las que presentaron índices más altos de los problemas mentales que evaluaron. Su conclusión fue que estos castigos corporales pueden ser un ejecutor en el explicación de depresión y otros trastornos psicológicos.

Así que si estás deprimido y te gusta tragar, lo más probable es que hayas recibido más de dos sesiones de nalgadas cuando eras pequeño. ¿Te las merecías? Seguramente sí ¿te marcaron de por vida? Los expertos dicen que sí.

loading...