Datsun 240Z de 1971 es vendido en más de lo que cuesta un Lamborghini y es bellísimo

0
186

Estamos acostumbrados a escuchar sobre autos deportivos muy costosos, y cuando se deje de ellos es muy difícil que se mencione un maniquí como el Datsun de Nissan, pero uno de 1971 alcanzó un precio récord, que es más de lo que cualquiera paga por un Lamborghini.

Se trata de un Datsun 240Z en color verde, cuya belleza no deja zona a dudas del porqué cierto desembolsó 170,000 dólares para quedarse con esta tesoro.

La ristra conocida como Nissan S30, y en otros mercados como el Datsun 240Z, fue la primera engendramiento del coupé de dos plazas que lanzó la marca japonesa. Se produjo de 1969 a 1978, siendo uno de los deportivos más exitosos en su tipo.

El maniquí de 1971 es uno de los más populares, y en estos tiempos, de acuerdo a los organizadores de la subasta, este en color verde es el que se encuentra en mejores condiciones en el mundo, ya que está casi como nuevo.

Resulta que un hombre lo compró y lo guardó durante un tiempo, hasta que se lo regaló a su hijo cuando se graduó de la universidad. Pero el hijo siquiera le dio mucho uso, así que lo guardó y conservó en condiciones impecables.

Luego de casi 50 abriles, esta belleza solo tiene 35,000 kilómetros recorridos, poco que no es ligera de encontrar; adicionalmente, solo lo sacaban en condiciones de clima agradables, con sol pero a una temperatura que no era demasiado elevada, así que la pintura y los detalles en los laterales son los originales.

El interior todavía es el mismo con el que se compró, con los asientos en vinil y con los detalles del maniquí Z en los cinturones de seguridad, el suelo, paneles y demás.

Viene con un motor de 2.4 litros, y el único cambio que se le ha hecho es colocar un nuevo distribuidor, ahora de encendido electrónico. Tiene una potencia de 150 caballos de fuerza.

Cuando el dueño murió, uno de sus amigos compró el transporte y gracias a Dios lo mantuvo en esas condiciones perfectas en las que los anteriores propietarios conservaron el automóvil, y luego decidió venderlo.

Por lo regular estos vehículos alcanzan un valencia de 50,000 dólares, pero gracias a las impecables condiciones en las que se encontraba, las ofertas llegaron hasta los 170,000 dólares, que es más de lo que comúnmente se paga por un Lamborghini, claro, dependiendo del maniquí.

Más allá de todo, positivamente lo que aumentó su valencia fue el estado en el que se encontraba, así que ojalá y su nuevo dueño lo cuide como lo hicieron quienes lo tuvieron antaño que él.