Declaración de carabineros implicados en muerte de Pablo Marchant en Carahue revela que disparos fueron a corta distancia y no portaban cámaras GoPro

0
60

Una operación armada planificada por el Víscera de Resistor Territorial (ORT) de la CAM pretendía realizar un boicot a la trabajo de Forestal Mininco en el Fundo Santa Ana Tres Palos (Carahue, Región de La Araucanía), sin secuestro, no contaron con que a esa misma hora se realizaba un exención de pareja de Carabineros que custodia el predio forestal. El resultado fue un trabajador herido, planes frustrados, y un weichafe muerto.

De acuerdo al relato de los uniformados consignado por Ciper Pimiento, los dos carabineros procedían a tomar su turno, tras enterarse por radiodifusión del ataque, cuando en su camino habrían sido interceptados por Pablo Marchant, quien los apuntó con un fusil M16, calibre 5.56; esto postrero según Fiscalía. Y tras este choque, uno de los policías disparó a la habitante de Marchant, provocando su asesinato al instante. Según el cálculo de los equipos que investigan los hechos, el tiro no se realizó a más de tres metros.

Los dos carabineros se quedaron en el ocupación y luego de algunos minutos recibieron refuerzos. La orden que recibieron fue no tocar cero. Y de hecho, ni siquiera le sacaron la capucha al caído. Esto habría llevado a la confusión posterior. Encima, confirmaron que Pablo Marchant no les disparó, solo les apuntó con su arsenal.

La exposición da cuenta encima de que los carabineros no portaban cámaras GoPro, a diferencia de los uniformados que se encontraban resguardando la instalación -y a quienes debían relevar-.

Cerca de señalar que el trabajador de la forestal, que se vio involucrado en la balacera y recibió un impacto en el tórax, Ceferino González Marabolí, continúa en peligro optimista.

El objetivo de la ORT fue un fundo que, al menos, desde 2014 está considerado como zona de parada conflicto.

Rastrean origen de fusil M16

El fiscal Miguel Rojas señaló a La Tercera que los “carabineros hicieron uso de sus armas de servicio (tras el atentado), generándose un enfrentamiento, resultando fallecido uno de los presuntos atacantes, quien vestía ropas oscuras y encima portaba un fusil M-16″. Y explicó que “el origen del arma está siendo analizada por la policía y ya se ingresaron sus características en la base de datos para determinar si fue usada en otros atentados”.

El Tarea Manifiesto tomó confesión a los cuatro carabineros involucrados, quienes quedaron apercibidos al Artículo 26 del Código Penal, es asegurar, citados delante futuros requerimientos del colectividad persecutor.

A diferencia de quienes estaban al momento de los disparos, dos de los policías que portaban cámaras GoPro las pusieron a disposición de la Fiscalía, próximo a las tarjetas de video.

Ahora queda esperar el avance de la investigación, y no es definitivo si los policías serán o no formalizados, pero la investigación está rotulada bajo el delito de homicidio, cedido que la homicidio de Marchant fue causada por un tercero. Las circunstancias y responsabilidades las determinarán las pesquisas, señalaron fuentes del caso.