Defensoría de la Niñez y Colegio de Profesores insisten en crear franja de TV educativa en señal abierta

0
130

La Comisión de Civilización, Artes y Comunicaciones de la Cámara de Diputados continuó con el debate del plan de ley que establece una franja educativa y cultural a través de los canales de televisión, para que se entreguen los contenidos curriculares para los estudiantes que han dejado de asistir a sus establecimientos producto de la pandemia del covid-19.

En ese situación, se analizaron los alcances del anuncio realizado por el Gobierno, donde se dio cuenta del acuerdo entre los canales de la Anatel para establecer un canal con contenidos de entretenimiento educativo a través de la señal digital 2 de los canales de TV.

Tanto para la Defensoría de la Inicio como para el Colegio de Profesores –que expusieron delante los diputados y diputadas de la comisión- si proporcionadamente es un avance el acuerdo, continúa siendo muy restrictivo el llegada a esta tecnología, por lo que plantearon que la única guisa de abastecer el derecho a la educación es a través de la emplazamiento “señal abierta análoga”.

La Defensora de la Inicio, Patricia Muñoz, valoró los alcances del plan de ley presentado por el diputado Amaro Labra, “pues va en la línea de las recomendaciones que han hechos los organismo internacionales, particularmente en el ámbito de los Derechos Humanos sobre lo que se tiene que fortalecer en el proceso de aprendizaje educativo, particularmente con la afectación que ha sufrido producto de la pandemia que enfrentamos a nivel mundial”.

En su intervención, Muñoz sostuvo que la entrega de contenido a través de la TV durante el contexto de la pandemia “es un buen mecanismo para llegar en forma universal o en su máxima expresión a todas las niñas, niños y adolescentes, pero eso pasa siempre y cuando la televisión se haga desde el punto de vista abierto y no demande de televisiones pagadas o digitales que restringiría su difusión”.

En tanto, el presidente del Colegio de Profesores, Mario Aguilar, aseveró que “nuestros niños no pueden seguir esperando, especialmente aquellos que no tienen acceso a internet, los que no tienen acceso a la televisión digital o que en sus casas no tienen un televisor moderno que tenga esa posibilidad. No podemos depender tampoco de la buena voluntad de las empresas cable-operadoras y aunque así lo hicieran, no tendrán la misma cobertura”.

“Tenemos una responsabilidad con los niños, niñas y jóvenes de nuestro país para que esta coyuntura no permita una vez más que la brutal desigualdad de nuestro país sea un factor de discriminación”, concluyó el profesor Aguilar.