Deja su trabajo en Google para fundar un sitio que ayuda a los adictos a la pornografía

0
526
loading...

Una pareja manteniendo relaciones sexuales. (GTRES)

La suma al porno no se considera ua enfermedad como tal, pero Alexander Rodes asegura que arruinó su vida. En una entrevista con el New York Times, el novicio cuenta cómo superó el problema y cómo creó una web para ayudar a otros.

A veces decía: ‘Bueno, debo tomarme unos días para recuperarme físicamente de esto’

A los 11 abriles, cuenta, encontró por incidente en internet una imagen que simulaba una violación. Ya adolescente, se volvió entusiasta a la pornografía, “que podía encontrar fácilmente”. Para cuando llegó a la universidad se masturbaba hasta 14 veces al día mientras veía pornografía.

“A veces decía: ‘Bueno, debo tomarme unos días para recuperarme físicamente de esto’, y ni siquiera podía durar un día sin hacerlo”, contó.

El porno arruinó su relación con su primera novia. La conoció durante su segundo año en la Universidad de Pittsburgh y, tras abriles de pornogafía en internet, esta fue su primera oportunidad vivo de tener una relación íntima con una persona.

“No creo que todo se haya debido a la pornografía en internet”, dijo al Times. “Pero puedo decirte que mi vida sexual no iba muy perfectamente. Tuve disfunción eréctil inducida por la pornografía —era una forma muy leve y la verdad es que me autodiagnostiqué, porque los médicos no diagnostican ese trastorno—, pero solo era capaz de suministrar una rigidez si pensaba en pornografía. Esa era la única forma en que podía hacerlo”.

Y es que sólo desde 2013, cuando dejó la pornografía “para siempre”, asegura que ha podido tener “relaciones significativas” con las mujeres.

“Vi que no estaba solo”

En 2011, Rhodes se sentía perdido y comenzó a despabilarse ayuda. Creó un foro de discusión en Reddit sobre cómo evitar masturbarse y ver porno.
Se dio cuenta de que no estaba solo y comenzó su propio sitio poco tiempo posteriormente.

“Creo que dependía de la pornografía porque me servía como una suerte de sostén emocional”, dijo. “Si algo malo pasaba, recurría a la pornografía porque siempre estaba ahí”.

Según cuenta el New York Times, Rhodes empezó a creer que tenía “una misión más grande” y no solo dejó su trabajo de examen de datos en Google para dedicarse a la web, sino que “salió del armario” reconociendo su historia y comenzó a dar entrevistas.

La web se pasión  NoFap.com, (fap es una guisa de sostener “masturbación” en inglés), una “comunidad secular” para recuperarse de la anexión que incluye un “capullo del pánico” para iOS.

Ya no odio a la gentío ni objetifico a las mujeres”, dice un mensaje en la home. “No puedo creer que haya llegado tan lejos”.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

loading...