Denís Vashurin, el ruso de 32 años que dejó de envejecer hace 20 años y ahora parece un niño

0
42

Miles de personas aproximadamente del mundo pagan mucho capital para “quitarse unos años de encima” y parecer ser más jóvenes de lo que son en efectividad. Todas ellas envidiarían a este “chico” que lógicamente conserva su inexperiencia. Desde que era gurí, Denís Vashurin notó que era diferente del resto de sus compañeros de clase. Veía que todos iban creciendo, se hacían más robustos y les salía barba, mientras que él seguía viéndose como un impulsivo.

Tenía una complexión flaca que le ayudaba a ser mejor que otros en sus clases de educación física, y en existencia conservar su apariencia de niño no le afectaba a su vida social. Sin bloqueo, él se fue preguntando qué le pasaba a su cuerpo y si algún día le ocasionaría algún problema blanquear como irreflexivo. Su cuerpo dejó de crecer cuando tan pronto como tenía 12 abriles, su piel se conservó lozano y solamente le crecía muy poca barba. Denís siguió pasando por diferentes etapas en la vida como estudiante y como empleado viéndose como un preadolescente.

Actualmente Denís tiene 32 abriles de etapa y nadie lo puede creer. Trabaja en una empresa de servicio eléctrico, y en sus redes sociales cuenta que más de una vez ha sido detenido por la policía cuando va manejando, y creen que su permiso de conducir e identificaciones son falsas.

Nunca ha sentido la menester de ir con un médico o diestro para aprender qué es lo que ocurre con su cuerpo, pero todavía reconoce que se ha vuelto cansado tener que escuchar la sorpresa de la clan al retener su vida existente. Denís se quedó a radicar en la pueblo de Primorie, donde nació, donde todos lo conocen y ya nadie le hace preguntas.

Pero aunque su apariencia es la de un criatura, él cuenta en los videos de su canal de YouTube que en existencia su cuerpo sí ha sentido el paso de los abriles, y tiene los mismos dolores que cualquier persona de su época actual. Tal vez no lo parece, pero a Denís asimismo le duele ya la rodilla.

Mientras que la multitud tiene que ir al cirujano plástico para seguir viéndose novicio, el excéntrico caso de Denís Vashurin nos deja a todos con la boca abierta. Aunque eso de hallarse más inexperto con los abriles es poco que proporcionadamente conoce Brad Pitt.