Detienen a padre e hijos por vender dióxido de cloro como cura para el covid-19

0
51

Siempre se paciencia que un padre guíe a sus hijos por el buen camino y que sea él quien los impulso de problemas, no que sea su compañero de celda por tratar de estafar a la familia durante una pandemia total que ha tenido al mundo en vilo durante más de un año, prometiendo una cura falsa a esta enfermedad. Adicionalmente de ser una engaño, pone en peligro a quienes les crean.

Mark Grenon, de 62 abriles, y sus hijos Jonathan, de 34, Joseph, de 32, y Jordan, de 26, están en prudencia delante la Corte de Miami por ofrecer una “cura milagrosa” contra el covid-19, que no es otra cosa que dióxido de cloro. Encima, este hombre se ostenta como “arzobispo” de la Iglesia de la Lozanía y la Sanación Principio II, con sede en Bradenton, Florida, en la que usan un compuesto que incluye dióxido de cloro como parte de sus “sacramentos” y se los administran a pacientes con cáncer y otros padecimientos.

El padre y su hijo veterano fueron detenidos en Colombia, ya que las autoridades de los Estados Unidos los buscaban para extraditarlos y juzgarlos en Miami, acusados de conspiración para cometer fraude, así como desacato criminal, pues han pretendido traicionar su supuesta cura, que manejan como un “sacramento” de su iglesia, y se estima que han generado ganancias de hasta un millón de dólares.

Padre e hijo manejaban esta sustancia como la Alternativa Milagrosa Mineral (MMS, por sus siglas en inglés), pero según las autoridades sanitarias y quienes están llevando el sumario, esta representa un severo peligro para la salubridad, pero han querido defenderse haciéndolo ocurrir como parte de un rito religioso y así seguir con su fraude.

El MMS es una alternativa química que contiene clorito de sodio y agua que, cuando se ingiere por vía verbal, se convierte en dióxido de cloro, un poderoso emblanquecedor que se usa típicamente para el tratamiento de agua industrial o blanquear textiles, pulpa y papel.

-Comentario que aparece en la incriminación

La policía de Colombia detuvo al padre y Joseph, mientras que sus otros dos hijos fueron encarcelados en Estados Unidos. Una vez que los dos primeros sean extraditados, todos se enfrentarán a la Corte de Miami y no es una cosa beocio, ya que se dice que si resultan culpables por los delitos que se les imputan, podrían ser condenados a prisión perpetua y de eso no los salva ni su alternativa milagrosa.