Devuelve un cheque al portador por 25 mil dólares y los dueños le regalan… una pala

0
45

¿Cuántas veces no hemos fantaseado con encontrarnos patrimonio tirado por la calle? Pueden tener sido muchas, en la presentación que sea, monedas, billetes o cheques, a nadie le caería ausencia mal que le sucediera poco así.

Como lo que le pasó a Luis Spahn, un subcontratista de la compañía Telecom en la asiento de Rafaela, Santa Fe, Argentina, quien encontró tirados por la calle unos cheques con un valencia impreciso de dos millones 170 pesos argentinos (casi 25 mil dólares), que podían ser cobrados por el portador.

Al activo antagónico los documentos, no pudo evitar el sentimiento de honestidad y en vez de cobrarlos, se dirigió a entregarlos a su dueño, que era propietario de una tienda de herramientas ubicada adaptado enfrente de donde los encontró.

Pero lo más cotilla del caso es la remuneración que recibió por tal acto, pues al obtener al establecimiento que los había emitido, fue recompensado exclusivamente con una pala para cavar. El hombre, adicionalmente de esto, recalcó que no era la primera vez que actúa así, pues pasa mucho tiempo en las calles.

Al ingresar al recinto, fue atendido por una de las empleadas, que le ofrecieron tomar artículos que necesitara y los rechazó, pero una de ellas fue a la trastienda con una pala en la mano para dársela al hombre.

En existencia fue un regalo. Me dijeron que eligiera una útil. Yo les dije que no hacía descuido. Y, bueno, me regalaron una pala. Fue con buena onda. Así que la acepté.

-Luis Spahn

Luis no esperaba acoger una gran galardón, pero estaba seguro de que cuando la notificación se diera a conocer, las críticas de la parentela no se harían esperar. Ojalá haya más personas como este hombre, quizá así el mundo y la guisa de ver las cosas sería muy diferente a como es en verdad.