Dina Sanichar, el verdadero Mowgli: un niño que vivió en la jungla y fue criado por lobos

0
300

El Manual de la Selva es una de las grandes películas que todos disfrutamos en nuestra infancia, y por eso nunca olvidaremos las aventuras de Mowgli, el cría humano, y ni la pegajosa tonada de “busca lo más vital nomás, lo que es necesidad nomás”.

Sin bloqueo, no todos saben que esta animada cinta de Disney se inspiró en el manual igualmente llamado El Manual de la Selva, escrito en 1894 por Rudyard Kipling; y pocos conocen a Dina Sanichar, el impulsivo criado por lobos que muy posiblemente inspiró la historia de Mowgli. Sin requisa, hasta ahí acaban las coincidencias, pues la verdad fue más trágica y turbulenta.

En 1872 Dina fue contrario por un asociación de cazadores en Uttar Pradesh, India, cuando era un párvulo. Ellos vieron que él iba desnudo, caminando a cuatro patas y siguiendo a una manada de lobos hasta una caverna donde se refugiaron.

Los cazadores arrojaron fuego a la caverna para atañer a las bestias a salir, mataron a los lobos y capturaron al nene feral para llevarlo a un orfanato. Dina tenía unos seis abriles de tiempo y fue adulterado como Sanichar, que significa “sábado”, pues ese fue el día que lo llevaron a la civilización a fuerza.

Sanichar solamente emitía sonidos guturales para comunicarse y le incomodaba usar ropa. Sus colmillos eran muy afilados, su frente y capital eran pequeñas, y todo su cuerpo estaba poco grotesco por tocar a cuatro patas. Siquiera comía alimentos cocidos, y le tenían que dar carne cruda para que se alimentara.

Su inteligencia era demasiado desestimación, y por más que los educadores trataron nunca pudieron enseñarle a charlar, y no se diga a percibir ni a escribir. No podía comunicarse con otros seres humanos, y lo más cercano a un amigo era otro pibe feral que igualmente había sido llevado a ese orfanato.

Lo extraño es que sí hubo poco que Sanichar aprendió de los humanos: a fumar. Pero como su organismo no estaba acostumbrado al humo, se cree que por esta razón desarrolló tuberculosos y murió a los 29 abriles de vida. Siempre quedará la duda si hubiera vivido más tiempo entre su manada de lobos.

Aunque el escritor Ruyard Kipling nunca hizo una mención explícita de su fuente de inspiración para escribir El Volumen de la Selva, este escrito fue publicado casi nada 22 abriles a posteriori de que Sanichar fuera antitético y que se volviera conocido en el mundo.

Esta es una de las historias más siniestras y perturbadoras que podrían estar detrás de una película de Disney. Seguramente no podremos retornar a ver las aventuras de Mowgli con los mismos luceros.