Diputado Ibáñez dispara contra la “Bancada Súper Ricos” y anuncia proyecto para reducir gastos electorales

0
175

Con una índice de los diputados que recibieron viejo financiamiento electoral de privados y una sueldo de los empresarios que más aportaron en las últimas parlamentarias, el diputado Diego Ibáñez (Convergencia Social) anunció que presentará esta semana un plan de ley para achicar considerablemente los gastos electorales, considerando el presente contexto de crisis sanitaria por el Covid-19.

“El estallido social de octubre, además de la crisis económica y sanitaria a la que nos enfrentamos nos ha dejado lecciones que no podemos omitir pese a las reformas que nacieron de los raspados a Penta, Corpesca y Soquimich”, puntualizó el parlamentario.

Ibáñez señaló que “el Congreso es precisamente una de las instituciones más cuestionadas y una de nuestras labores es abrir las puertas a que gente común pueda acceder a gastos públicos. Hoy vemos que hay decenas de diputados y diputadas que recibieron aportes millonarios por parte de los ‘súper ricos’ de este país, asumiendo así la misión en la tramitación de las leyes y defender los intereses de sus financistas”.

Interiormente de las listas que el senador por el distrito 6 publicó en Twitter, se muestra que los 10 diputados que recibieron mayores aportes de privados son de Pimiento Vamos, todos hombres.

En el observación de Ibáñez, Jorge Alessandri (UDI) y Diego Schalper (RN) son quienes viejo desembolso tuvieron en su campaña con $200.794.341 y $136.599.99 respectivamente. “Solo Schalper recibió 74 millones de personas, el equivalente al 66% de la suma de TODOS los aportes de personas que recibió la bancada entrante del Frente Amplio”, señaló Ibáñez en Twitter.

 

“En este contexto es que esta semana prepararemos y presentaremos un proyecto de ley, para reducir sustantivamente el gasto electoral y los montos máximos de aportes privados, con el objeto de parar esta injusta ventaja que tiene la bancada de los ‘Super Ricos’ con el resto de Chile”, añadió.

Adicionalmente, “los límites actuales de gasto electoral son excesivos y no resguardan ni garantizan una competencia igualitaria, al mismo tiempo que el techo de los aportes de personas naturales, se aleja de la realidad de la ciudadanía promedio con creces, lo que termina alejando la política de la gente”.