Diputados oficialistas piden aplicar Ley de Inteligencia en zona mapuche: “Es ilusorio pretender la derrota de los enemigos de la paz únicamente por la vía de la fuerza”

0
39

Por medio de una carta a La Moneda, los diputados Gonzalo Fuenzalida (RN) y Jorge Alessandri (UDI), solicitaron al ministro del Interior y Seguridad Pública que “disponga de todos los medios para la aplicación de las acciones permitidas por la ley para la adecuada investigación de inteligencia policial y militar” en la zona bajo Estado de excepción en las regiones del Biobío y la Araucanía.

“La medida del estado de excepción de emergencia y cualquier otra para combatir el terrorismo, para ser efectiva, requiere de un trabajo intenso que permita conocer las formas de operar, el financiamiento y a los cómplices y encubridores de las organizaciones criminales que operan en la zona. Las organizaciones terroristas que operan en la zona cuentan con estructuras de apoyo y con la capacidad logística suficiente para sortear, aún, la acción de la fuerza pública, por lo que paralelo a la acción policial, es necesario que se desarrollen labores de inteligencia”, señalaron los parlamentarios en la misiva.

En el ámbito del estado de excepción constitucional se han realizado 10 mil controles que han permitido detener a más de 30 personas que contaban con órdenes de detención pendientes. Sin secuestro, a pesar de este Estado de excepción recientemente hubo un atentado a un tren de carga en la zona de Triunfo, que gracias a Dios resultó sin heridos, pero que su magnitud impactó, de igual guisa han continuado los enfrentamientos y ataques incendiarios.

En consideración de estos informes, el diputado Gonzalo Fuenzalida (RN) comentó que “los últimos hechos ponen de manifiesto que se ha tolerado demasiado y llegó el momento de que el Estado restaure el orden ahí donde las acciones criminales de bandas de delincuentes perversamente han decretado su ley, vulnerando los derechos de miles de chilenos”.

En tanto, Alessandri manifestó que “es ilusorio pretender la derrota de los enemigos de la paz, como lo son los terroristas, únicamente por la vía de la fuerza. Sin duda que en este caso es legítima y se justifica en tanto se trata de organizaciones que desafían la ley y generan graves daños a las personas, pero desde lo estratégico es necesario planificar una desarticulación total de su poder de influencia, financiero y logístico”.