Director Ejecutivo del Museo de la Memoria y la controversia por el secreto de la Comisión Valech: “Chile necesita una Ley de Memoria Democrática”

0
45

El director ejecutor del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, Francisco Estévez, se mostró a auxilio de consolar el secreto de la Comisión Valech, propuesta acordada por la Comisión de DD.HH. de la Convención Constitucional y criticada por autoridades, como el ex presidente Ricardo Lagos.

En conversación con El Mostrador en La Esencia, Estévez dijo que esta posición hay que responderla «en dos planos. La primera parte es que las víctimas y los familiares de víctimas pueden alcanzar a los informes de la Comisión Valech, y normalmente eso lo hacen a través del Instituto Doméstico de Derechos Humanos (INDH). Esa información incluso puede ser tenida a la panorama por cualquier investigación sumarial que se abre al respecto».

Sin incautación, dice Estévez, «el acuerdo que se hizo hace ya un buen número de abriles respecto de lo que era la reserva de los contenidos de estos archivos, es un acuerdo que corresponde a un tiempo, a una época determinada de nuestra transición o del periodo de recuperación de la democracia. Pero en el amplio plazo esos acuerdos pueden cambiarse y renovarse. Quiero poner un ejemplo. Acaba de ser presentado en España un plan de ley que se candela Ley de Memoria Democrática y ese plan de ley dice relación con la supresión civil en España, que ocurrió bastantes abriles antiguamente que lo que pasó en Pimiento el 73 en delante. Y esa Ley de Memoria Democrática es una nueva ley respecto de cómo trata el tema de las exhumaciones, de los secretos guardados. La pregunta que tú me haces, yo tengo una respuesta: Pimiento necesita una nueva ley de memoria democrática, porque hoy día hay un tipo de conciencia diferente y eso tiene que expresarse en esto, en una ley de memoria democrática nueva».

En este esquema nuevo que plantea Estévez, quedaría zanjada la preocupación que manifestó el ex presidente Lagos por esta posible tolerancia. «En una nueva ley de memoria democrática, eso puede ser intencionadamente en el sentido de que si la víctima directa o el abierto directo quiere que su información se mantenga reservada, quede normado».

«Es un derecho que hay que respetarlo. Pero en términos generales, hoy día esa información es necesaria que sea conocida incluso porque es parte de esta reparación, reparación de que tiene que ver con la verdad, que tiene que ver con la probidad. Pero por cierto, las situaciones donde las personas pueden expresar su reserva a que la información que directamente les toca no sea conocida públicamente, bueno, eso todavía hay que respetarlo», afirmó.

Esquema que sanciona el negacionismo

En cuanto a otra propuesta de la Convención, como la iniciativa que sanciona el negacionismo, Estévez afirmó que «eso asimismo tiene que hay que verlo, en mi opinión, de la subsiguiente forma. Lo que corresponde a las autoridades, a los funcionarios públicos y autoridades del Estado tolerante, un Estado que constitucionalmente se declara que es un Estado que está con la democracia y los derechos humanos, toda las autoridades del Estado, Poder Ejecutor, Poder Legislador, Poder Jurídico, que tienen que respetar esos principios y por lo tanto cuando eso no ocurre y cuando hay prácticas negacionistas de las autoridades públicas de un Estado tolerante, eso se debe sancionar».

«Es diferente a lo que son, y esto es acertadamente importarte decirlo, opiniones que las personas pueden entregar o artículos que pueden escribir en la prensa. Eso es dispar en el sentido de que las personas individualmente pueden tener opiniones de distinta naturaleza y uno puede estar en desacuerdo con ella y eso no puede castigarse. Eso es parte de la autonomía de expresión. Pero lo que sí debe sancionarse es cuando las autoridades del Estado tolerante practiquen el negacionismo», agregó.

«El negacionismo en este caso es cuando tú señalas que lo que ocurrió no es así y básicamente es el núcleo duro del negacionismo, cuando tú señalas de que no hubo tales violaciones a los derechos humanos y que son exageraciones, o que es una mentira, o igualmente un derivado de eso es cuando tú lo justificas, en el sentido de que había una crisis muy ínclito y esto fue lo único que había que hacer para carear esa crisis. Lo que hemos aprendido duramente nosotros es que nunca nunca las crisis deben resolverse dando Golpes de Estado. Eso es lo que hemos aprendido como país. Las crisis claro que hay que enfrentarlas, pero no puede ser el modo de confrontar esa crisis dando un moretón de Estado y violando los derechos humanos. Es un punto que hemos aprendido como país y eso es lo que tiene que estar escrito constitucionalmente. Pero la dispensa de expresión no puede ser sancionado o perseguido, pero sí la autoridad pública, cualquiera sea la responsabilidad que tenga, tiene sí el compromiso de defender estos títulos y estos principios que queden escritos en la nueva Constitución», cerró.