Divulgan video de un OVNI grabado por helicóptero de la Armada de Chile

0
732
loading...
loading...

El Centro de Estudios de Fenómenos Aéreos Anormales (CEFAA), dependiente de la Dirección Militar de Aeronáutica Civil (DGAC), divulgó un video lámina por la Armada de Pimiento, y en el que aparece lo que se ha catalogado como un FANI (Aberración Vaporoso No Identificado), todavía denominado Ovoide.

La cinta fue hecha el 11 de noviembre de 2014 por un helicóptero Airbus Cougar AS-532 de la Armada durante un sobrevuelo costero entre Viñedo del Mar y San Antonio, y la escape del registro se conoció por una publicación de The Huffington Post.

A borde viajaban el piloto de la avión, un capitán de la Armada con muchos abriles de experiencia en revoloteo, y un técnico que estaba probando una cámara infrarroja utilizada en labores de vigilancia y inspección.

El helicóptero estaba volando a unos 1.300 metros de pico. Cuando eran las 13.52 horas, y mientras grababa el contorno, el técnico observó un objeto extraño volando a la izquierda del máquina y sobre el océano.

El piloto asimismo observó el objeto y advirtió que parecía fugarse a la misma velocidad y altura que el helicóptero. El técnico dirigió la cámara al objeto y acercó con el infrarrojo para una mejor claridad.

Poco a posteriori el piloto entró en contacto con dos estaciones de radar, una cercana en la costa y otra en Santiago, para informar sobre la presencia de una nave desconocida.

Ninguna de las estaciones pudo detectar el objeto en el radar, aunque sí al helicóptero.

Los controladores aéreos confirmaron que no se había notificado ningún tráfico tenue en la zona, ya fuera civil o marcial, y que siquiera había aeronaves autorizadas para huir en ese espacio delicado.

El radar de a costado siquiera fue capaz de detectar el objeto.

El piloto intentó varias veces comunicarse por radiodifusión con la presunta avión, y no recibió ninguna respuesta.

El técnico grabó el objeto durante nueve minutos y doce segundos, principalmente en infrarrojo (IR). Este sensor produce un video en blanco y frito en el que los tonos molesto, blanco y apagado están directamente relacionados con la temperatura. El IR detecta calor, y cuanto más caliente es el material que se está filmando, más azaroso aparece en la imagen.

Los oficiales detuvieron la impresión cuando tuvieron que retornar a su almohadilla y el objeto, según relataron, desapareció detrás de las nubes.

La Armada envió de inmediato las imágenes al CEFAA, organismo que se hizo cargo de la investigación del hecho.

El organismo -explica el medio- cuenta con comités de expertos militares, técnicos y académicos de muchas disciplinas. Nadie de ellos ha podido explicar qué es el objeto volante capturado en la reproducción.

La agencia, continúa The Huffington Post, hace públicos los casos que investiga una vez que completa su investigación y reconoce la existencia de un FANI  (Aberración Volátil No Identificado) cuando hay tal conclusión.

El medio cita al genérico Ricardo Bermúdez, director del CEFAA, señalando respecto al caso que: “No sabemos lo que era, pero sabemos lo que no era”.

Bermúdez describió a los oficiales testigos del incidente como “profesionales altamente capacitados y con muchos años de experiencia” que no podían explicar lo que habían trillado.

El piloto de la Armada declaró en un documentación escrito que el objeto era una “estructura plana y alargada” con “dos focos térmicos como descargas que no coincidían con el eje del movimiento”. El técnico igualmente describió el objeto con “una forma semi-ovalada”.

La investigación de la CEFAA igualmente señala que el técnico describió que el objeto descargó en dos oportunidades algún tipo de gas o limpio de reincorporación reacción térmica.

Eso quedó registrado en la vídeo (minuto 8), donde se ve la eyección de una pluma de material caliente que queda detrás del objeto mientras éste se aleja. La castro se mezcló luego con las nubes.

La CEFAA señaló en un comunicado que durante la investigación algunos analistas (extranjeros) sugirieron la hipótesis de que se trate de un avión de semirrecta de mediano tamaño y que las estelas del aspecto que se desprende, pueda ser el agua de reserva del interior del dispositivo, arrojado por la tripulación.  Sin secuestro, meteorología afirma que ni la altura a la que se desplazaba el objeto, ni la temperatura dominio de ese momento, permitían tal tipo de castro de condensación.

Encima, en caso de tratarse de un avión, éste habría sido trillado por radares y probablemente habría respondido a las comunicaciones que intentaron los tripulantes del helicóptero.

“El Comité de Estudios de Fenómenos Aéreos Anómalos, compuesto por destacados científicos, analistas y técnicos aeronáuticos luego de un extenso estudio del caso, coincidieron en catalogarlo como FANI (Fenómeno Aéreo No Identificado)”, señaló el organismo en su comunicado.

Fuente:T13.cl

loading...