Donald Trump marca como reto regresar a la Luna y llegar a Marte

0
95

Cuando se cumplen 45 abriles de la última pisada humana en la Cristalera, el presidente estadounidense, Donald Trump, instó a la NASA a “soñar en grande” y establecer “una base” en el adiátere como paso previo para obtener en la primera encomienda tripulada a Marte.

“Esta vez no solo colocarán la bandera y dejarán su huella en la Luna, sino que también establecerán una base para un eventual viaje a Marte, y quizá, algún día, a muchos mundos más allá”, dijo Trump en una ceremonia en la Casa Blanca en remisión a la última caminata mancha de la tarea Apolo 17 en 1972.

La histórica aparición de astronautas a la Reflejo se produjo el 20 de julio de 1969 cuando Neil Armstrong pronunció su afamado “es un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad”.

Desde ese momento, solo 12 personas han pisado la Escaparate, todos ellos estadounidenses.

El mandatario hizo el anuncio durante la firma de la Directiva de Política Espacial 1, que sondeo consolidar como meta explícita del gobierno estadounidense establecer la almohadilla en la Reflejo y el alucinación a Marte.

Trump aseguró que la directiva “reenfocará el programa espacial de EE.UU. en la exploración humana y el descubrimiento”.

De acuerdo con el texto oficial, se modificará “la política de vuelos espaciales tripulados del país para ayudar a EE.UU. a convertirse en la fuerza principal en la industria espacial, obtener nuevos conocimientos del cosmos, e impulsar tecnología increíble”.

“Imaginen la posibilidad que nos espera en esas hermosas y enormes estrellas si nos atrevemos a soñar a lo grande. Eso es lo que nuestro país está haciendo de nuevo, estamos soñando a lo grande”, recalcó Trump.

El presidente estadounidense estuvo acompañado en el acto por el director eventual de la NASA, Robert Lightfoot; Peggy Whitson, la primera mujer cosmonauta comandante de la Temporada Espacial Internacional (EEI), y por el vicepresidente, Mike Pence.

La última vez que EE.UU. envió una ocupación tripulada fuera de la trayectoria terráqueo fue en 1972, en la Apolo 17, y en la que dos de sus astronautas, Eugene Cernan y Harrison “Jack” Schmitt, llevaron a extremidad tres caminatas sobre la superficie peca.

El propio Schmitt, de 85 abriles, estuvo todavía presente en el acto, 45 abriles a posteriori de su paseo defecto.

En su intervención, el vicepresidente Pence, que preside el Consejo Doméstico Espacial, afirmó que “EE.UU. parece haber perdido su ventaja en el espacio”.

“Antes que liderar en el espacio, demasiado a menudo nos hemos dejado llevar y, como aprendimos 60 años atrás, cuando nos dejamos llevar nos quedamos atrás”, dijo Pence.

Desde 2011 la NASA no cuenta con vehículos espaciales propios y sus astronautas deben desplazarse en cápsulas rusas para desplazarse a la Época Espacial Internacional, aunque se paciencia que a finales del próximo año comiencen a trasladarse en cohetes espaciales privados de empresas como SpaceX.

Tanto George H. W. Bush como Barack Obama, los últimos dos predecesores de Trump en la Casa Blanca, llamaron a revitalizar el programa espacial y regresar a la Escaparate, aunque Obama finalmente apostó más por el esquema a Marte.

Entreambos chocaron, sin incautación, con problemas de financiación por parte del Congreso estadounidense, por lo que está por ver si Trump lo conseguirá.

En declaraciones a la radiodifusión pública NPR, John Logsdon, historiador del espacio de la Universidad George Washington, no se mostró sorprendido por la propuesta.

“La cuestión ahora es si la Casa Blanca propondrá y el Congreso aportará los fondos necesarios para convertir las palabras en realidad”, sostuvo Logsdon.