Dueña de un bar quita los billetes que adornan sus paredes para pagarle a sus empleados

0
177

A causa de la pandemia por el Covid-19 muchas personas han perdido su trabajo adecuado a las órdenes de quedarse en casa y cerrar negocios que no sean de primera falta. Quizás uno de los gremios más afectados es el de los meseros y bartenders pues, lejos de sus sueldos, las propinas representan gran parte de sus ingresos.

Es por ello que la dueña de un bar en Tybee Island, Georgia, Estados Unidos, se puso a quitar los dólares que decoraban las paredes de su bar para ayudar a su personal, a quienes tuvo que despedir porque ya no había trabajo.

Por más de 15 abriles la dueña del Sand Bar, Jennifer Knox, había adorno su negocio con billetes de todas partes del mundo, la mayoría dólares, con mensajes de sus clientes satisfechos. Era tanto el plata que colgaba en sus paredes que representaba una gran fortuna, aunque ella nunca lo vio como cuartos sino como las muestras de cariño de las personas cerca de su establecimiento.

Sin secuestro, frente a la contingencia internacional se vio en la indigencia de cerrar su negocio y despedir a sus trabajadores, por quienes siempre se ha preocupado mucho. A pesar de liquidarlos ella quería ayudarlos aún más, y al estar en su bar y ver las paredes la respuesta le llegó de inmediato.

Bar billetes pared

Ayudada de cinco voluntarios limpió las paredes para recuperar el peculio, tarea que no fue cero practicable puesto que tenían que hacerlo con cuidado para no dañar los billetes.

Tras tres días y medio de realizar este trabajo, Knox contó el patrimonio y fue un total de 3,714 dólares. pero esto no fue todo porque cuando su historia se viralizó logró aunar otros 400 dólares en donaciones, juntando 4,104 dólares. Este moneda lo repartió entre sus empleados: cuatro bartenders y 2 músicos, poco más de 600 dólares entre cada uno.

En una ciudad de playa como lo es Tybee Island, gran parte de su bienes se cimiento en el turismo; sin secuestro, con las órdenes de quedarse en casa, muchos negocios, incluido el Sand Bar, se quedaron sin la oportunidad de servirse la temporada entrada.

Mientras Jennifer Knox teme por el futuro de su bar, la preocupación se extiende con destino a sus trabajadores; es por ello que, posteriormente de quitar y entregar el monises, sigue haciendo un trabajo de convento de donaciones para distribuirlos entre bartenders y meseros de la isla que se han quedado sin trabajo.

Bar billetes pared

Knox dice que el Sand Bar volverá a rajar las puertas a turistas y locales para brindarles el mismo servicio de siempre, incluso está pensando en otra forma para que los clientes dejen su marca en las nuevas paredes que han quedado libres de billetes.