Economista Andrea Repetto descarta la tesis presidencial del crecimiento pre 18 de octubre y barre con la campaña del terror de los sectores conservadores

0
147

Un descomposición técnico, allá de la trinchera política es el que hizo la economista Andrea Repetto, académica de la Universidad Adolfo Ibáñez y ex presidenta del Consejo Fiscal Asesor (CFA), sobre la situación económica que atraviesa el país. No son pocas las voces, incluido el gobierno que atribuyen el estancamiento contemporáneo a la crisis desatada a partir del 18 de octubre. Sin confiscación, eso es uno de los primeros datos que Repetto aclara.

“De hecho, el deterioro fiscal comenzó en 2012”, afirmó en entrevista con El Mercurio. En sorpresa, la economista enfatiza otro multiplicador importante que no tiene relación con la situación presente de crisis. “Por otro lado, la reforma tributaria de 2014 no ha recaudado lo esperado. Con ello, la deuda bruta ha crecido continuamente, y ya antes del 18 de octubre había una discusión importante sobre cómo afrontar esta tendencia fiscal”,detalló.

Repetto cree que Pimiento pasa por un proceso habitual para un país con su nivel de crecimiento. “Los Estados tienden a crecer con el desarrollo. En algún momento deja de ser suficiente apoyar con una alta focalización solo a quienes están en situación de pobreza. Es natural que los grupos medios también demanden un mayor acceso a los beneficios del Estado como mejor educación, pensiones y salud, y una mayor protección ante la vulnerabilidad”, explicó.

La académica destacó la buena valentía del Ministro de Hacienda, Ignacio Briones que a nombre del gobierno desechara la reintegración tributaria de la reforma impulsada por el Ejecutor.  “Aquello iba a traer costos fiscales relevantes y un empeoramiento en la equidad tributaria. Lograr una situación fiscal sana va a requerir de nuevos acuerdos políticos. Es difícil tanto subir los impuestos como ajustar el gasto; es el Ministerio de Hacienda quien debe convocar a esos acuerdos”, anticipó.

Repetto envió un mensaje al gobierno para enredar la situación fiscal. “En el corto plazo, es razonable utilizar deuda. Pero al mismo tiempo, el Gobierno debe trazar una ruta creíble de cómo se abordarán los nuevos gastos y cuál es el nivel de deuda al que es tolerable estabilizarse”, recomendó. Pero no descartó que en el futuro se deban implementar ajustes tributarios para indisponer los gastos de las reformas que demanda la ciudadanía.  “Quizá no sea necesario subir los impuestos hoy; pero sí es necesario comenzar a hablar de cómo y cuánto recaudaremos en el futuro para hacer frente a un mayor gasto social permanente”, afirmó.

En ese sentido, Repetto resaltó poco que parece a esta cúspide un consenso entre los economistas menos conservadores.Pimiento aún tiene un nivel de cobro tributaria que está por debajo de lo que sugiere nuestro nivel de crecimiento, incluso descontando los gastos en seguridad social. La modernización tributaria traerá algunos ingresos más, pero no cerrará esa brecha”, aseguró.

Por posterior Andrea Repetto, desestimó que el orden conocido sea el asunto principal para contener la crisis. “El orden público y contener la violencia es una parte del problema. También será central acordar una agenda que se haga cargo de las condiciones de desigualdad económica, de dignidad y trato que arrastramos, y también de agobio que produce el alto costo de la vida y los bajos salarios que percibe la mayoría. Esto no se hace de un día para otro, pero debemos comenzar a construirlo”.