EE.UU: el segundo país más contaminante del mundo se retira del Acuerdo climático de París

0
677
loading...

Pese a que es el segundo viejo emisor de gases de sensación invernadero en el mundo, el presidente de Estados Unidos Donald Trump, decidió dar un portazo al Acuerdo climático de París -que hace dos abriles estableció el objetivo universal de seguir enfrentando el calentamiento global- y con ello comenzó a ocasionar la molestia de los países participantes.

La señal de Trump era una promesa de campaña y él había manifestado su yerro de credibilidad por el estado del calentamiento integral. Estados Unidos no sólo es un gran emisor de gases sino que igualmente su población no ha mostrado interés en hacerse cargo.

El Acuerdo de París, firmado por 195 naciones en diciembre de 2015, estableció el objetivo total de evitar que el planeta se caliente más de 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales.

Delante este el mandatario republicano señaló que tal acuerdo sólo es “un ejemplo de un trato que es desventajoso para Estados Unidos”.

“El cumplimiento de los términos del Acuerdo de París y las onerosas restricciones energéticas que ha impuesto a Estados Unidos podrían costar hasta 2,7 millones de empleos perdidos para el 2025”, apuntó el magnate citando un estudio del centro National Economic Research Associates, para razonar su retiro.

Trump reiteró que el acuerdo se trata de una “redistribución masiva de la riqueza de Estados Unidos hacia otros países”, e insistió en que “fue elegido para gobernar Pittsburgh”, una ciudad del cinturón industrial estadounidense, y “no París”.

“Las mismas naciones que nos piden que permanezcamos en el acuerdo son los países que han costado colectivamente billones a Estados Unidos”, reiteró. Otro de sus argumentos para argumentar su valor, tuvo que ver con el comunicación energético que, en su opinión, está en peligro si no se aprovechan todas las fuentes posibles.

“Necesitamos todas las formas de energía estadounidense disponible” o EE.UU. “estará en grave riesgo de caídas y apagones”, zanjó, al desestimar los intentos internacionales de impulsar las energías renovables para proteger el medio condición.

Luego del anuncio del magnate, distintas autoridades internacionales han manifestado su desencanto y molestia por una audacia que acelerará e intensificará el calentamiento que vive el planeta, según indican algunos expertos.

Por su parte el gobierno de Pimiento asimismo se sumó al duelo, y a través de un comunicado de la Cancillería manifestó su “profunda decepción”.

El Servicio de Energía de Pimiento, a través de su página igualmente se refirió al ampliación internacional de la huella de carbono en ese país de Norteamérica. “Al parecer, los consumidores estadounidenses no demuestran todavía interés hacia este tipo de información para orientar sus compras y, por tanto, las cadenas de comercialización no están sometidas a una presión en este sentido. Los organismos públicos tampoco quieren imponer medidas a las empresas mientras no se haya identificado la necesidad y la rentabilidad de su implementación”, aseveraron.

 

Asimismo el ministro del Medio Bullicio, Marcelo Mena, señaló que la atrevimiento del mandatario es  “decepcionante para el gobierno de Chile”, sobre todo si se tiene en cuenta que estados Unidos es el segundo emisor de gases en el mundo, y el “primer emisor histórico”, señala Mena, quien asegura que a pesar de esta audacia, Pimiento confirma su compromiso con el acuerdo que encima avanza en la comprensión de las energías renovables y limpias.

loading...