El aliado DC de Bárbara Figueroa para mantener el control de la CUT

0
338
Por Tomás Martínez

-Hijo, ¿por qué no te vas del partido?-, le dijo un diputado a Nolberto Díaz mientras en el Congreso se discutía la reforma sindical.

-Me voy a salir, porque soy democratacristiano-, respondió Díaz, militante DC y dirigente de la CUT.

Esa no era la primera vez que Nolberto Díaz (48), del sindicato de Enap Refinería Aconcagua se enfrentaba a uno de sus camaradas partidarios sobre su militancia en la Democracia Cristiana.

“Ha tenido varios encontrones con la elite del partido”, relata una militante que conoce al ‘Cachorro’, como lo llaman sus cercanos. El posterior de ellos fue en diciembre del 2015, cuando en un consejo doméstico de la DC se discutía la reforma gremial y Díaz manifestó su rechazo a los cambios que promovían algunos senadores del partido al plan. Al dirigente no se le dio la palabra en un medio de un tenso círculo, que terminó a gritos y con insultos al entonces presidente de la colectividad, Jorge Pizarro.

En las últimas semanas, Díaz retomó su protagonismo en el situación de las elecciones de la CUT -agrupación de la cual era vicepresidente- en medio de acusaciones de irregularidades contra la inventario de Arturo Martínez (PS), quien se declaró campeón de los comicios del pasado 25 de agosto tras obtener 19 de 45 consejeros.

El proceso estuvo impresionado por denuncias de padrones adulterados y sindicatos fantasmas, mientras la incertidumbre se mantuvo durante más de dos semanas hasta que este jueves la nómina de Díaz y la presente presidenta de la multisindical, Bárbara Figueroa, le doblaron la mano a Martínez al sellar un acuerdo para liderar una directiva transitoria, con la dirigente comunista a la individuo y el ‘Cachorro’ como secretario caudillo. Sus listas sumaban 24 consejeros de un total de 45: Figueroa con 16 y Díaz 8, delante los 19 de Martínez, tras una reñida contienda que, una vez más, centró la atención en los cuestionamientos al sistema electoral con que se configura la directiva.

Este, según el reglamento de la CUT, contempla la votación de 45 consejeros, que luego deben designar los cargos directivos de la mesa para el período 2016-2020. Según el artículo 20 del reglamento electoral, cada votante tiene derecho a marcar dos preferencias para un consiliario titular y una para consiliario suplente en una o más listas. El valencia de la ponderación de cada voto se determina dividiendo el número de afiliados registrados en la CUT de cada estructura almohadilla por el número de dirigentes de ella.

La inédita alianza entre Figueroa y Díaz, sin requisa, sorprendió a varios, y es que el DC ha sido crítico de la dirigente comunista, incluso durante el flagrante proceso.

Discípulo de Bustos, Alijo y De Giorgio

En la interna partidaria, aseguran fuentes de la DC, Díaz no mantiene décimo activa hoy en día. Vinculado a históricos ‘chascones’ de la colectividad, como Mariano Ruiz-Esquide, el ‘Cachorro’ se forjó en el mundo sindical al tejadillo de José Ruiz de Giorgio, ex senador y dirigente sindical, pero todavía siguió los pasos del fallecido Manuel Bustos, quien lideró la CUT a principios de los ’90.

Como de Giorgio y Bustos eran los líderes del mundo sindical en esa época, fue entonces que nació su apodo de ‘Cachorro’, según relatan en la DC, partido al que todavía adscribía Jorge Contrabando, otro dirigente y padre de Jorge Contrabando Johns.

Tras la asesinato de Contrabando padre, en 2011, Díaz dijo que “Jorge deja un vacío muy difícil de llenar” y recordó que “fue capaz de superar los trágicos momentos que vivió cuando desapareció su hijo, sobreponiéndose al dolor, y luchó hasta el final por los derechos de los trabajadores”.

Otra con quien mantiene una buena relación es con la ministra del Trabajo, Ximena Rincón, con la que ha adecuado sustentar diálogo como interlocutor de la CUT.

La propia secretaria de Estado dijo este viernes sobre la directiva transitoria de Bárbara Figueroa y Díaz que “son una contraparte válida”.

Según fuentes partidarias, el dirigente de la CUT apoyó a Rincón en la primaria presidencial interna de enero del 2013.

¿Un DC de izquierda?

Fue en la acoplamiento doméstico de la DC en marzo de este año que el ‘Cachorro’, en un encendido discurso, criticó a las administraciones de la Concertación.

Con un tono enérgico, Díaz planteó frente a la militancia democratacristiana que “los éxitos de un gobierno no se miden por cuántos están bien, los éxitos de un gobierno de inspiración cristiana se miden por cuántos siguen estando mal y en este país, la gran mayoría, sigue estando mal”.

Interrumpido a ratos por los aplausos de los asistentes, en su intervención, el dirigente de la CUT afirmó: “Me dicen a mí que la gente está desaforada, me dicen a mí que el ‘Cachorro’ está afiebrado, me dicen a mí que yo me he izquierdizado. ¡No pues! Si fue Frei Montalva el que hizo un gobierno revolucionario”.

Sus dichos ponían una vez más sobre la mesa la división de las dos almas de la DC, entre un sector más moderado y el ala progresista. Prueba de ello fue imparcialmente la discusión sobre la reforma sindical, que enfrentó a Díaz con algunos sectores.

“Creo profundamente que mis camaradas Zaldívar, Patricio Walker e Ignacio se han equivocado, esta reforma es pobre”, dijo el dirigente de la CUT en esa reunión doméstico.

Con los Walker ha sido crítico en reiteradas ocasiones, incluso, tras presidir la JDC (1993-1996), quien lo sucedió en el cargo fue Patricio Walker.

Fuente:T13.cl