El antes y después de Guillier con el mundo político

0
680
loading...

“Lagos viene de un mundo que no es el mío, viene de la política. Yo en cambio vengo mucho más de movimientos ciudadanos, del mundo corporativo, yo no militaba en partidos políticos, pero sí era activo miembro del Colegio de Periodistas”, dijo Alejandro Guillier el martes pasado en una entrevista en El Mercurio de Antofagasta.

La frase es parte del discurso que el senador por Antofagasta ha sobresaliente en las últimas semanas y que ha provocado malestar en algunos sectores de la Nueva Mayoría. “No me gusta de él que hable de los políticos en tercera persona porque él también es político, es un parlamentario electo por la Nueva Mayoría (…) En ese tipo de discurso hay un germen de demagogia y populismo que a mí no me gusta”, dijo en septiembre pasado el senador Ignacio Walker (DC).

Esa distancia con la “política” marca un contraste con el tono de sus discursos en 2013, cuando asumió su postulación al Senado en un consejo universal del Partido Radical.

“¿Existe un momento en que el Guillier periodista da paso al Guillier político? ¿O son siempre lo mismo?”, le preguntaron en el sitio Puro Periodismo, días a posteriori de acaecer aceptado la candidatura senatorial en el cónclave radical.

“Siempre han estado juntos. Te decía que tomé la vocación de periodista por la política”, fue su respuesta.

Guillier agregó en ese momento que “tenía una definición: crear las condiciones para recuperar la democracia y una de ellas era mantener un cierto espíritu crítico en la gente, por eso trabajé siempre en medios de oposición a la dictadura militar. Vi en el periodismo el espacio y el rol que podía jugar en la transición a la democracia. Una vez recuperada la democracia ahí veíamos qué se hacía. A lo mejor volvía a la academia, a lo mejor me dedicaba a trabajar en otra cosa”.

Para Guillier, ambas profesiones tiene un punto en popular. “Pasar a la política como actor político —los periodistas somos actores políticos—, pero ya como parlamentario, esa es la diferencia, porque hay cosas que te van marcando”, indicó.

“Yo soy el único político en Pimiento que tiene que trabajar para estar”, dijo hace algunos abriles y aseguró ocurrir entrado al periodismo “no por gusto periodística, entré por gusto política”.

Desde el mundo de las comunicaciones forjó su imagen pública y ganó cercanía con la gentío, pero ya instalado en el Congreso, su metodología de trabajo no está allá de la política tradicional.

Los martes, según relatan en el Partido Radical, almuerza con la bancada de diputados de la colectividad. En las reuniones coordinan la memorándum legislativa y política y las votaciones de proyectos.

Adicionalmente, participa esporádicamente en reuniones de directiva del PR, “cuando amerita conocer su opinión”, dicen en la colectividad.

Sus más estrechos asesores incluso ficharon en el partido al que el hoy senador es cercano.

Sus “pololeos” con la política

Hace unos ocho atrás en una situación parecida hubo pololeo para ir por Antofagasta, pero yo estaba procesado y con el sistema antiguo tú quedabas inhabilitado”, dijo Guillier en abril del 2013 en Más Vale Tarde. El periodista hacía remisión al caso Pelado, por el cual fue condenado por el uso de una cámara oculta, y daba cuenta del primer acercamiento, frustrado, con la política, cuando desechó una primera proposición para competir por un cupo en el Congreso.

“La gente me prefiere como periodista”, fue la conclusión que dijo en El Mercurio de Valparaíso en 2005.

Pero ocho abriles a posteriori, en su segundo intento, Guillier llegó hasta el final, compitió por un cupo en el Senado y no sólo ganó, ya que su inscripción votación permitió el doblaje senatorial de la Nueva Mayoría en Antofagasta.

¿Cómo llegó ahí? En el Partido Radical hay dos versiones. Una indica que Guillier se acercó a la colectividad por su amistad con Patricio Tombolini, y otra que el entonces senador por Antofagasta y hoy ministro de Defensa, José Antonio Gómez, impulsó su nombre para reemplazarlo en el Senado.

Fuente:T13.cl

loading...