El Delicioso Letal: Marsupial tiene sexo tan frenéticamente que no alcanza el año de vida

0
125

Si crees que vives al remate y que nadie te deseo a la hora de la intimidad, demora a que veas esto y te vas a dar cuenta de que no eres más que un simple aprendiz. De acuerdo a la revista Zootaxa, el marsupial antequino de trasero negra (Antechinus arktos) tiene tanta actividad sexual con su pareja que termina por sucumbir, y de hecho esto tiene un nombre irrefutable: reproducción suicida. No es mentira.

Estos animalitos, que son muy parecidos a los ratones y pertenecen a la grupo Dasyuridae, tienen una actividad reproductiva tan frenética que mueren antiguamente de alcanzar un año de vida, ya que los altos niveles de hormonas que liberan en la crimen se vuelven peligrosos y terminan por afectar su organismo.

Encima, esta especie sacrifica tiempo de comestibles y sueño para seguirse reproduciendo. Al suceder semanas viviendo de esta guisa el colapso es ineludible, ya que el sistema inmunológico se vuelve muy débil, por lo que están expuestos a virus, infecciones y cualquier enfermedad, y terminan por vencer.

Adicionalmente de hacer que subsista la especie, este comportamiento sirve como competencia entre los machos y, por supuesto, para que su ADN llegue a la decano cantidad posible de hembras y con ello asegurar que los mejores genes se transmitan a las nuevas generaciones, aunque el precio sea la vida.

Andrew Baker, de la Universidad de Tecnología de Queensland, explica que estos marsupiales pasan entre 12 y 14 horas diarias en sus labores de reproducción, por lo que posteriormente de unos 11 meses prácticamente se ha convertido en un zombi y finalmente les llega la homicidio… ¡Ah! Pero eso sí, como todo un héroe.

Este comportamiento se ha cliché desde hace millones de abriles, así que la próxima vez que quieras presumir sobre el semental que crees que eres, piensa un poquito en que uno solo de estos pequeñines en 11 meses tiene mucha más actividad íntima que la que tú y todos tus amigos juntos durante toda su vida.