El día que Danny Trejo participó en un motín en la cárcel al ritmo de ‘Hey Jude’ de los Beatles

0
99

El aspecto rudo que tiene Danny Trejo no es casualidad, ni parte de su capacidad como actor solamente, sino que efectivamente le tocó conducirse situaciones extremas, como el estar en la prisión durante dos abriles, tiempo en el que incluso participó en un motín, que estuvo “ambientado” por la canción Hey Jude de los Beatles, lo que suena sobrado raro.

En los abriles 70, Danny fue sentenciado por posesión de drogas y robo a mano armada, y es que como veremos próximamente en un documental sobre su vida, desde los 8 abriles empezó a consumir maría y a los 12 ya era seguidor a la heroína. Recientemente en una entrevista recordó algunos pasajes de su vida, como su estancia en prisión, comparado con la cuarentena por la pandemia.

Para mí es suficiente divertido. ¡Estuve 18 meses en el agujero! Comparado con aquella experiencia, esto es un tiempo muerto en tu casa. Yo puedo ir a mi precioso carmen, tengo una piscina y tengo comida. En aislamiento te daban un plato de comidas procesadas todas amontonadas, juntas. Los tres primeros días te dices a ti mismo que no te vas a engullir esa basura, pero al cuarto…

-Danny Trejo

Hay dos tipos de personas en la prisión: los depredadores y las presas. Tienes que osar cuál de los dos vas a ser cada mañana. Puede que decidas ser el depredador, pero alguno ha decidido que vas a ser la presa. Es, probablemente, el sitio más tenso en el que puedes estar.

Y esta tensión provoca que en cualquier instante pueda generarse el desastre, como relató el actor, pues de pronto todos enloquecieron con la popular canción del cuarteto de Liverpool, creando un esfera de caos para liberar toda la tensión generada por el toril y todo lo que implica estar en prisión.

Siempre hay mucho ruido y caos en el aislamiento. Comenzó a sonar la canción y podías escucharla tenuemente en la radiodifusión del cuidado. Cada vez se hacía más el silencio en el agujero. Que eso pase no es una buena señal. Y a posteriori: “Judy, Judy, Judy, Judy, Judyyyyy”. ¡Los grifos se rompieron! ¡Los escusados se arrancaron! ¡Nos volvimos locos! Es una canción tan bella que merece un disturbio.

Ahora imagínate a cientos de hombres haciendo desmanes por toda la calabozo, acompañados de las notas musicales de John, Paul, George y Ringo, sin duda una imagen congruo surrealista y que ahora el protagonista de Bayoneta recordó, y que tal vez veamos en el documental que está preparando.