El extraño caso de los gemelos Jim: separados al nacer, descubren que llevaban vidas idénticas

0
59

Se ha discutido mucho sobre si el comportamiento humano es simplemente un refleja de la crianza que recibimos o si tenemos algunas conductas innatas que nos acompañan desde el momento de nuestro principio. Esta historia sobre unos prismáticos separados al manar, encima de ser emotiva y sorprendente, incluso nos demuestra que no todo depende necesariamente de la forma en que somos educados.

James Lewis fue recogido cuando tenía solo tres semanas de nacido y llevaba una vida común, hasta que a los 39 abriles recordó que en algún momento su madre adoptiva había mencionado “al otro bebé”, por lo que empezó a pensar que tal vez tenía un hermano. Acudió a la Corte de Sucesiones en donde tenían el registro de su proceso de prohijamiento y descubrió que una mujer de patronímico Springer había prohijado a su hermano idéntico, James Springer.

Lewis vivía en Escofina, Ohio y Springer en Piqua, pero nunca habían tenido contacto, ni siquiera sabían de su existencia. Aquí es donde este caso se vuelve increíble, ya que adicionalmente de las similitudes físicas, que de acuerdo a la ciencia pueden alcanzar hasta un 80 por ciento, tener un coeficiente intelectual similar e incluso hasta coincidir en opiniones políticas, tenían poco más en popular.

Entreambos fueron separados a las tres semanas de época y Lewis recuerda que de irreflexivo tenía un perro llamado Toy, adicionalmente de que en la escuela, sus clases favoritas eran matemáticas y el taller de carpintería. Al alcanzar la permanencia adulta, se casó con una mujer de nombre Linda, de la que luego se divorció para contraer nupcias nuevamente, pero ahora con una mujer citación Betty, con quien procreó a su hijo James Allan Lewis. Durante su vida trabajó como vigilancia de seguridad, tenía un automóvil Chevrolet y era fumador.

Springer recordó que cuando era un nene incluso tenía un perro llamado Toy y que sus materias favoritas en la escuela eran matemáticas y el taller de carpintería. ¡Un momento! Pero lo increíble no termina aquí. Encima, se casó y divorció de una mujer citación Linda y posteriormente se unió en boda con una mujer citación Betty, con quien tuvo a su hijo James Allan Springer. No, no parafraseamos el mismo párrafo y no es ninguna equivocación, sino que sus vidas eran idénticas.

Por si fuera poco, Springer igualmente comentó que trabajó como número en la oficina del sheriff y sí, incluso le encantaba fumar y tenía un automóvil Chevrolet. Al momento de conocerse, entreambos dijeron que de repente sufrían dolores de persona, acostumbraban morderse las uñas, fumaban la misma marca de cigarrillos y cada año pasaban sus descanso en la misma playa de Florida.

Esto llegó a oídos de Thomas Bouchard y su equipo de la Universidad de Minnesota, quienes desarrollaban una amplia investigación con broches desde 1979, precisamente para descubrir si la conducta tenía que ver solo con la crianza o había otros aspectos involucrados. Así que este caso representaba una maravillosa oportunidad para obtener información. Los dos broches, así como 186 parejas más fueron estudiados en el curso de 20 abriles.

El estudio evidenció el papel que juegan los genes en la conducta, que hasta el momento de mostrar los resultados había quedado en un plano imperceptible, pues todo se atribuía a la crianza. A partir del trabajo realizado por Bouchard, los esfuerzos se han centrado en encontrar los genes específicos que guardan ciertas conductas y el caso de los James, sin duda fue de gran ayuda en todo esto. Por cierto, Lewis se divorció y se casó con una mujer convocatoria Sandy, aunque no se sabe si su hermano conoce a una mujer con ese mismo nombre…