El fenómeno de las mamás influencers que exponen sus hijos en internet solo para conseguir seguidores

0
45

Las redes sociales se han convertido en el ocasión consumado para dejar huella de nuestra vida. Poco a poco, la privacidad se ha ido desvaneciendo y es expuesta con fotos, videos y checks-ins de los lugares que visitamos. Para algunos padres y madres que han crecido próximo al crecimiento tecnológico y de la comunicación es habitual tomarle fotos a sus hijos para compartirlas en sus redes, destreza incluso conocida como sharenting, anglicismo que viene de share (compartir) y parenting (paternidad).

Una foto del cumpleaños de la “bendición” puede no afectar a nadie, pero cuando los padres hacen pública la vida de sus hijos para conseguir likes, comienza el cierto suplicio. Uno de estos casos es Jordan Cheyenne, una famosa madre youtuber, quien ha sido acusada de explotar a su hijo en redes sociales con tal de triunfar reacciones.

Jordan se encontraba yuxtapuesto con su hijo grabando un video en el que compartía la nueva de que su perrito había sido diagnosticado con parvovirus. Esta madre soltera californiana buscaba el cuadro consumado para utilizar en su miniatura, pero al subir el material a YouTube, se olvidó de poco importante: quitar la parte donde instruía a su hijo para “actuar como si estuviera llorando”. El video titulado Tenemos el corazón roto fue duramente criticado por la manipulación del infante. Poco tiempo a posteriori, la madre aseguró que le daría una longevo atención a su pequeño:

Estoy molesta y horrorizada por lo que hice y no hay excusa para ello. Es terrible en muchos niveles. Amo a mi hijo más que cero y me arrepentiré de este momento por siempre. 

—Jordan Cheyenne

Otra “madre moderna” enseñaba a las mami y los papis algunas de las técnicas de crianza que había desarrollado, como cobrar a su hijo de siete abriles una renta por los servicios de electricidad e internet, que tenía que enriquecer con tareas domésticas. En su sistema, el irreflexivo recibía un dólar por congregar la ropa, estafar el carmen, entre otras actividades. Una parte iban para sus ahorros y otra para el cuota de las cuentas que llegaban cada mes. 

Para los niños, los primeros influencers que conocen son sus padres, por lo que tratan de comprenderlos e imitar sus actitudes y estilos. Por esa razón es importante que los padres tomen una gran responsabilidad en la forma en que comparten tanto su vida privada como la de sus hijos y que conozcan y entiendan lo que hacen y consumen sus hijos en internet.

Desgraciadamente, el exceso de información privada en redes sociales está causando un gran problema en la sociedad flagrante. El hurto de identidad se ha vuelto tan obvio, ya que en los perfiles de las personas puedes encontrar nombres completos, direcciones, escuelas donde estudian, fotografías y números de teléfono, por lo que es cuestión de tiempo para que cierto las tomé y finja ser otra persona.

Según la compañía de servicios financieros Barclays, el sharenting producirá 7.4 millones de casos de robo de identidad en dirección a 2030. Por ello es importante destacar que la huella digital de cada individuo comienza desde que los padres deciden tomar una foto y subirla a internet, sobre todo la sobreexposición que pueden tener los menores, a quienes se les expone en redes por un like.