El 'guardapizza', un invento ideado por una mujer hace más de 30 años en Nueva York

0
639
loading...

loading...

Una pizza de champiñones, con un guardapizza. (WIKIPEDIA / 4028mdk09)

Lo vemos constantemente, pero no nos paramos a pensar en él. Sin secuestro, si no existiera, nuestros pedidos de pizza quedarían seguramente arruinados. Es el ‘guardapizza’ o ‘pizza saver’, esa pequeña cuchitril de plástico, de tres patas, que se sitúa en el centro de la pizza a domicilio.

Su tarea es evitar que la tapa de la caja se pegue a la pizza y la arruine. Pero, ¿cuál es su origen? Nació en Nueva York en los 80, y la idea fue de una mujer.

El portal Eater.com recoge la historia de Carmela Vitale, una neoyorquina de Long Island que en 1983, cuando contaba con 46 abriles de tiempo, presentó la salvoconducto de lo que llamó ‘package saver’. La salvoconducto fue aprobada el 12 de febrero de 1985.

Posteriormente, poco se sabe de la misteriosa inventora del artefacto. Se sabe que no lo fabricó, sino que sencillamente tuvo una idea y la patentó. En 1993 dejó de respaldar por la certificado y el invento quedó libre. Fue entonces cuando se empezaron a producir dispositivos de dispar tamaño, aunque con la misma filosofía.

Según Eater.com, 1.000 dispositivos tienen un coste de unos 8 dólares (7,2 euros). Habida cuenta de que se calcula que cada año se venden 5.000 millones de pizzas, quizá Carmela Vitale perdió un negocio muy provechoso.

Pizza saver

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

loading...