El hermetismo de las nuevas autoridades de la Cancillería boliviana con Chile

0
644
loading...

Un intercambio de saludos protocolares por escrito fue el inicio de la relación entre el canciller Heraldo Muñoz y su nuevo homólogo boliviano, Fernando Huanacuni, que asumió el cargo el 23 de enero pasado.

Huanacuni reemplazó en el Ministerio de Relaciones Exteriores a David Choquehuanca, quien fue canciller de Evo Morales durante 11 abriles. En ese tiempo, las autoridades chilenas aprendieron a conocer los códigos del diplomático, una las figuras del Gobierno paceño que mantiene fuertes vínculos con las comunidades indígenas.

Hombre reservado, pero duro, Choquehuanca tuvo al frente a varios cancilleres chilenos, como Alejandro Foxley, Mariano Fernández, Alfredo Atezado y al final al propio Muñoz.

Ahora, en cambio, en la diplomacia chilena desconocen cuál será la organización de Huanacuni con Pimiento. Con habilidades distintas a las de Choquehuanca, el nuevo canciller boliviano es pasado como un hombre más extrovertido que su antecesor y de buen trato.

Su arribo a la Cancillería paceña trajo de la mano otro cambio esencia en la estructura del empleo. Uno de los primeros movimientos que realizó Huanacuni fue –a 10 días de jurar- remover al vicecanciller Juan Carlos Alurralde, mano derecha de Choquehuanca y habitación esencial en el entramado de la logística por el Silala. En su circunstancia nombró a Guadalupe Palomeque, diplomática de carrera que conoce de cerca a Pimiento.

En la Cancillería estuvo encargada de la relación doble con Santiago y lideró algunas direcciones relacionadas con la región.

Como sea, en Santiago creen que el enfoque político de La Paz no debiera tener mayores modificaciones. “Yo esperaría un mejor clima, pero no me hago ninguna esperanza”, dijo hace dos semanas el canciller Muñoz sobre su expectativa de la relación con las nuevas autoridades bolivianas.

Como sea, hasta ahora tanto Huanacuni como Palomeque no han realizado declaraciones respecto de Pimiento, lo que alimenta el hermetismo sobre cómo será la relación.

Alegatos orales podrían coincidir con presidenciales

Este lunes Morales partirá rumbo a La Haya unido a su canciller y una delegación que se reunirá en Holanda para terminar la réplica de la demanda en que solicitan a la Corte establecer la obligación de negociar una salida soberana al mar.

El Mandatario paceño estará tres días en esa ciudad para terminar el documento que Bolivia debe presentar delante el tribunal internacional el 21 de marzo próximo.

Seis meses a posteriori Pimiento tendrá que presentar su dúplica (el 21 de septiembre), lo que pondrá fin a la etapa escrita del seso.

Luego, la Corte debe convocar a entreambos países a la etapa verbal del disputa. Según los cálculos de la diplomacia chilena los alegatos orales podrían coincidir con las elecciones presidenciales de noviembre, o postergarse hasta marzo del 2018, época en que debe responsabilizarse en La Moneda el sucesor de Michelle Bachelet. Así, se paciencia que el dictamen se conozca a mediados del próximo año.

Fuente:T13.cl

loading...