El hombre que convirtió a su gato mascota muerto en un dron

0
653
loading...

El holandés Bart Jansen es un inventor de profesión y taxidermista por pasatiempo. Se le conoce por el dron que diseñó y elaboró con el cuerpo disecado de su astuto mascota, Orville.

Jansen empezó a coleccionar animales muertos y disecarlos en 2007 para una publicación señal Observer’s Book of Roadkill, que podría describirse como el “Libro del observador de animales muertos en la carretera”.

Tomó unas clases de taxidermia (el arte de disecar animales), pero reconoce que no es el mejor taxidermista del mundo y todavía solicita la ayuda de profesionales cuando no tiene tiempo para el proceso.

Aunque siempre quiso ser un inventor dice que siquiera es muy admirador de los drones ni de los vuelos a control remoto.

Por eso se asoció con el ingeniero Arjen Beltman, práctico en drones para poner su pícaro a derribar.

“Quería hacerle un monumento a mi micho que se llamaba en honor a Orville Wright, uno de los hermanos Wright (pioneros de la aviación)”, explicó.

“Con eso en mente, el monumento de mi fallecido micifuz tenía que volatilizarse. Hice un dibujo de un astuto con una hélice saliéndole de la espalda y dije ‘Hagamos un helicóptero'”.

Les tomó más de 12 meses y tres versiones antiguamente de que el pícaro Orville pudiera huir.

“Trabajamos sobre el helicóptero Orville durante un año, intermitentemente, y costó 2.500 euros (unos US$2.770) sólo en materiales sin contar las eternas horas de trabajo perito”.

Pero Oville no ha sido el fin del plan.

Jansen, que se describe como un intérprete, ha convertido ratas, tiburones y avestruces en drones voladores, hasta convirtió un tejón en submarino.

“Nunca sé cuál será la próxima cosa pero lo que sí sé es que queremos construir un helicóptero para poder volar nosotros”, expresó Jansen.

“Si voy a volar quiero hacerlo en algo raro”, dijo. “Tenemos una vaca en este momento, está en la curtiduría. Será como un trasportador bovino de personal volador”.

El equipo de Jansen y Beltman ha recibido varios pedidos para convertir las mascotas de otras personas en drones.

La mayoría de las solicitudes vienen de Estados Unidos, aunque Jansen advierte que el producto final probablemente no se parecerá mucho a la adorada mascota.

“Orville no es el mismo gato que era cuando estaba vivo. Se ve muy diferente”, aseguró.

No obstante, el trabajo de Jansen y Beltman tiene sus críticos. Tanto en las redes sociales como en los foros que se abren en los artículos sobre su raro trabajo.

Algunos lo tildan de “loco” y otros de “insensible” y que lo que hace es “disparatado” y “repulsivo”.

Sin incautación, a pesar de ser catalogado por unos como “la peor persona del país” y, según Jansen, de admitir amenazas de homicidio, el inventor-artista no tiene intención de detener lo que hace y retraso que su negocio de animales disecados voladores prospere.

 


Fuente:T13.cl

loading...