El largo viaje de un padre: buscó a su hijo que fue secuestrado y lo halló 24 años después

0
51

Muchos quisiéramos delirar para toda la vida, estudiar y conocer otras partes del mundo o de nuestro país, pues dicen que recorrer cada horizonte de nuestro planeta deja conocimiento únicas y te hace granar.

Cuando uno viaja pone a prueba su fuerza y capacidad de resolver problemas. Todavía dicen que recorrer ayuda a olvidar. Otros afirman que el serio alucinación está en nuestro interior. Pero la travesía de Guo Gangtang no corresponde a ninguna de las anteriores definiciones. El represión que llevó a este hombre chino a atravesar medio país fue uno doloroso e incómodo, en el que las conocimiento y las experiencias sólo cobrarían sentido hasta encontrar a su hijo, quien fue secuestrado hace 24 abriles.

En 1997, Guo Xinzhen, el hijo de Guo Gangtang, tan pronto como tenia dos abriles cuando fue secuestrado por una pareja de traficantes de niños frente a su casa en la provincia de Shangdong. A partir de este momento, Gangtang comenzó un alucinación en búsqueda de su pequeño. A lo abundante de 24 abriles viajó por toda China siguiéndole la pista al beocio a costado de una motocicleta, con dos banderines que tenían la foto de su hijo.

Gangtang viajó a través de 20 provincias de China y en el transcurso sufrió distintos accidentes y las inclemencias del clima. Se fracturó los huesos en accidentes de tráfico, averió otras diez motocicletas, se enfrentó a asaltantes en la carretera y durmió bajo los puentes cuando ya no tenía suficiente moneda. Alguna vez declaró a la prensa china:

Sólo salir a la carretera en pesquisa de mi hijo me hacía distinguir como un padre.

Al final, los más de 500 000 kilómetros recorridos en pesquisa de su hijo rindieron frutos y ahora se encuentra unido a él. El ahora pollo de 26 abriles es avezado y fue localizado por unas pruebas de ADN que la policía realizó. Adecuado al eficaz, los padres de Xhinzen pudieron recuperarlo y abrazarlo otra vez. La pesadilla que empezó el 21 de septiembre de 1997 llegó a su fin este martes pasado. El emotivo batalla fue ilustración frente a la temporada de policía y conmovió a medio mundo.

Tras el rencuentro con su hijo, Guo Gangtang expresó que de ahora en delante, solo puede activo júbilo en su vida, pues por fin encontró a su pequeño. Así terminó el alucinación de Gangtang y su esposa, con un augurio de tiempos mejores. Incluso han expresado su respeto en dirección a los padres adoptivos de Xinzhen.

Guo Xinzhen fue secuestrado por una pareja de novios que lo había tomado para venderlo a otra pareja sin hijos de la provincia de Hanen. Ahora la policía todavía arrestó a dos sospechosos de deber sido los autores del secuestro de Xinzhen. El problema de tráfico de niños en China tiene varias décadas causando estragos en familias de todo el país. Sin confiscación, el gobierno del cíclope oriental ha implementado diversos programas de rescate que conexo a las pruebas de rastreo por ADN han demostrado ser todo un éxito.

No resulta extraño que el caso de Guo Gangtang resuene en todos los rincones del mundo, pues la trata de niños es un problema a nivel mundial, ya que, según la ONDC (Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, por sus siglas en inglés), en 15 abriles se ha triplicado el número de víctimas de trata, siendo niñas las principales afectadas. Sin bloqueo, los motivos de la trata en China son totalmente diferentes a los de Latinoamérica, específicamente en México, donde las principales afectadas son niñas que son secuestradas para fines de tráfico sexual, mientras que los niños suelen ser abducidos para fines de trabajos forzados.

La nota del alucinación de Guo Gangtang recorre el planeta porque toca  fibras muy sensibles en países como México, donde la situación se ha agravado conveniente a la presencia del narcotráfico. En país mexica, adecuado a series y películas que hablan del sórdido tema de la trata de personas, recién empiezan a salir a la luz historias de madres y padres igualmente inmersos en viajes al inframundo en búsqueda de sus hijos desaparecidos. La historia de Guo Gangtang igualmente fue llevada al cine hace algunos abriles y ahora se pide una segunda secuela de Lost and Love. A pesar de las diferencias, quizá las estrategias de rastreo y recuperación de personas del gobierno chino pudieran ser de utilidad en otros contextos.