El Rolls-Royce más caro del mundo cuesta 28 millones de dólares y tiene champaña en el maletero

0
43

Por supuesto que los autos considerados como clásicos suelen venderse por cantidades increíbles, pero adentro de la variedad de vehículos que recién salieron al mercado hay uno que se ganó la corona por ser el más costoso, ya que incluye algunos detalles de fastuosidad que no puedes encontrar en otros modelos. Adicionalmente, pertenece a la prestigiada marca Rolls-Royce.

En efectividad no se trata de un automóvil que esté en el mercado como tal, ya que solo se fabricó una aposento y aunque tuvieras los 28 millones de dólares que vale, esta tesoro convocatoria Rolls-Royce Boat-Tail fue hecha por encargo, así que ya está vendido, por lo que no te queda más que admirarlo. Por supuesto que si tienes una cantidad de mosca similar, puedes mandar a hacer tu propio maniquí con este exclusivo fabricante.

En estos casos, como se trata de autos “hechos a la medida”, podrás encontrar medios que no verás en el resto de los que se fabrican en masa e, incluso, algunos detalles que para muchos pueden ser absurdos, pero a final de cuentas, quien paga tiene todo el derecho de hacer lo que le plazca, obviamente, sin romper demasiado con la elegancia y buen sabor que caracteriza a Rolls-Royce.

El maletero está equipado con dos refrigeradores para velar botellas de champaña Armand de Brignac, cuyo costo va de los 350 dólares, la más baratura, hasta ediciones especiales que superan los 6000. Estos compartimentos son especiales para persistir una temperatura de seis grados centígrados, que es la temperatura ideal para esta bebida. Encima, viene con un exclusivo mecanismo de copas.

Pero eso no es todo, pues el maletero asimismo incluye un paraguas, así como en los costados, ya que al parecer quien lo encargó gusta de dar paseos, por lo que no importa si hay demasiado sol o afluencia, el conductor siempre tendrá con que cubrirse. Para completar todo, el transporte trae mesas y asientos plegables para disfrutar de una bella velada, como si estuviera en el carmen de su casa.

Encima, incluye un espacio para que el propietario guarde su exclusivo cronómetro suizo Bovet 1822. Aunque no sabemos el precio exacto de este maniquí, sí sabemos que algunos pueden exceder los tres millones de dólares. Por si fuera poco, asimismo hay espacio para una pluma Mont Blanc, que siquiera son falta baratas. Pero si se tiene el hacienda, ¿por qué no tener un coche como a ti te dé la apetencia?