El sellado a la inversa: el mejor método de cocción para tus cortes de carne

0
103

Churruscar carne no es un proceso complicado cuando se hace correctamente. Para algunos primerizos, importunar carne es ponerla a fuego parada para que se cocine más rápido. Hace poco les hablamos de los errores más comunes cuando armamos una parrillada, pero el día de hoy hablaremos de un método de cocción que hará que sus filetes se cocinen a la perfección: el sellado a la inversa.

Aunque existen muchas formas de cocinar un solomillo, la mayoría de los expertos culinarios coinciden en que el mejor método es el próximo: cocinar la carne por interiormente primero, a fuego indirecto o temperatura desestimación, para luego encender la ascua a todo y sellarla por fuera.

Antaño de explicar paso por paso esta maravillosa técnica, debemos dejar en claro algunas cosas: el sellado a la inversa no solo es para bistecs, sino que funciona con repugnante, pollo, pavo e incluso verduras, pero funciona mejor en cortes gruesos de carne de al menos una pulgada de gordura.

Segundo, no importa qué tipo de parrilla tengas, tu comida tendrá mejor sabor cuando mantengas la temperatura correcta durante un periodo de tiempo determinado. Y tercero, invierte en un buen termómetro para carne, esta utensilio será tu nuevo amigo en las carnes asadas. Dicho esto, comencemos a describir el proceso paso a paso del sellado a la inversa, o como asimismo se le conoce en inglés: Reverse sear (dorado inverso).

1. Configure la parrilla para cocción indirecta, disminución y lenta

carbón

Una de las mejores formas de encender las brasas es que, en división de encender todo el carbón a la vez, enciendas lo suficiente y los pongas en contacto con el carbón acabado. La idea es que las brasas encendidas quemen lentamente y enciendan las brasas restantes en un patrón constante y uniforme. Esto se hace creando un “volcán inverso” adentro del pincho. Apilas los carbones más grandes en dirección a el fondo y rodeando del perímetro del espetón, dejando un agujero en el centro. A partir de ahí enciende solo unas pocas brasas, procurando que las que se enciendan tengan contacto presto con las brasas apagadas. Recuerda que debe acontecer un flujo de tonada suficiente para que las brasas se quemen lentamente con destino a fuera.

2. Cocina el filete lentamente a fuego indirecto

fuego indirecto

Coloca el bife en suspensión con la ayuda de una parrilla extra, por encima de la fuente de calor. Igualmente puedes colocar la carne directo en el espetón, pero acullá de la fuente de calor y dejarla ahí durante unos 45 minutos, hasta que el corte difusión una temperatura interna entre 46 y 48 grados centígrados (°C).

3. Sube rápidamente el fuego a tu parrilla

sellado

Ventila las brasas para que estas se prendan más rápido y hagan que el fuego se intensifique y llegue a una temperatura constante de al menos 315°C.

4. Dorar la carne a fuego parada y directo

fuego alto

Para este paso te recomendamos no poner la tapa del pincho, sino dejarlo completamente extenso para que no se cocine demasiado la carne. La temperatura interna del filete debe estar cerca de los 57°C. Como estamos cocinando con fuego directo, voltea la carne casi cada minuto, tomando la temperatura interna para que cuando llegue a los 57°C exactos la saques del fuego. Si puedes hacerlo 5 grados antiguamente, mejor, así la transferencia del calor adicional no afectara la cocción interior. Este proceso no debería tomarte más de cinco minutos.

5. No dejes descansar la carne en definitivo antaño de cortarla

no descansar

Suena imprudente, lo sé, pero te darás cuenta que al cortar la carne inmediatamente el interior estará cocinado maravillosamente de borde a borde y los jugos completamente retenidos en ella. Agrega un poco de sal de mar, pimienta molida y acompaña con una cerveza perfectamente fría para terminar todo. Una verdadera delicia, les digo.

Sin duda, el método de sellado a la inversa es superior a cualquier método convencional de cocción, especialmente para cortes de carne más gruesos. Dicho esto, el único inconveniente a destacar es el tiempo que invertirás. Mientras que el proceso de poner la parrilla, brear la carne y reposarla podría tomarte 25 minutos, el sellado a la inversa podría tomarte hasta 90 minutos por la configuración de la parrilla. Sin incautación, ya te digo yo que vale cada réprobo segundo, y cuando pagas por un filete de calidad ciertamente vale la pena esperar un poco más de tiempo.