ElADNde: La redención de Samsung con el Galaxy Note 8

0
178

Tras el paso en aparente que significó el Galaxy Note 7, Samsung tenía una tarea complicada para proseguir a los consumidores con un fracción de confianza en el próximo terminal de la línea.

Tras algunas semanas pruebas, queda claro que esa incertidumbre en torno al nuevo serie inscripción de la compañía surcoreana que los aprendizajes quedaron claros tras lo ocurrido en 2016, y que sin duda el flamante equipo con el S-Pen es el mejor Android que han creado y uno de los más potentes en lo que va del año.

Sin confiscación, ¿vale la pena el cambio o ir por él en vez de un Galaxy S8? Pasaremos a revisar.

UN DISEÑO FAMILIAR PARA QUIEN HA VISTO EL S8

Como ha venido siendo la tónica desde hace tiempo con sus equipos, Samsung vuelve a hacer un trabajo de parada nivel en cuanto a la construcción del Note 8. Eso sí, hay que asegurar que no hay mucha distancia con respecto al cuerpo que también tiene el S8, por lo que es fácil conservarse a confundirse.

Es sostener, nos encontramos con un teléfono hecho de aluminio, con terminaciones en los bordes de cierta forma encorvada (aunque menos pronunciado que en su hermano beocio, por lo que le otorga cierto carácter o resistor en estas zonas. De paso, afirmar que a pesar de las diferencias menores con el equipo agresivo a comienzos de año por Samsung, las mayores dimensiones de este Note se sienten, al contar con nueve milímetros más (162,5 x 74,8 x 8,6 milímetros y 195 gramos), lo que puede ser un tema para quienes posean manos pequeñas o estén acostumbrados a manejar los dispositivos con una sola extremidad.

Sobre el panel trasero, mencionar que tenemos una distribución parecida al S8, lo que se traduce en que el conferenciante de huella digital vuelve a estar en un emplazamiento que es incómodo, puesto que es fácil no ubica perfectamente los dedos para que estos sean identificados. Es de esperar que Samsung tome nota de aquello, ya que las críticas a esto no son pocas, por lo que podría replantearse la ubicación de este segmento para evitar problemas.

Para resolver este inconveniente, seguramente varios irán por el catedrático de iris, que funciona de guisa eficaz, al igual que el examen facial, aunque hay que mencionar que en condiciones de poca iluminación se transforma en un problema creer por este sistema, ya que se hace muy difícil desbloquear el equipo.

Por otro flanco, insistir que además del gran tamaño de este phablet en toda regla, el Note 8 tiene un diseño menos esbelto en caudillo, mucho más cuadrilongo, que puede apetecer a muchos, mientras que a otros les podrá parecer un poco alejado de lo que hace Samsung en militar.

DIFÍCIL RESISTIRSE A ESA PANTALLA

El gran tamaño que tiene el nuevo terminal de la compañía surcoreana se traduce de paso en uno de los paneles de mejor calidad en cuanto a brillo, contraste, definición de colores, entre otros, que puede acontecer en el mercado. Seguramente más de alguno considerará que la saturación de estos aspectos puede arrojar imágenes poco realistas, pero no es difícil sorprenderse con el buen trabajo que ha hecho la empresa en este apartado.

La pantalla Súper Amoled de 2970×1440 de resolución, con 521 píxeles por pulgada de verdad que resultan impresionantes al momento de vislumbrar contenidos en ella, transformándose sin duda en un deleite para quienes busquen un equipo que pueda ser utilizado a la hora de disfrutar contenido multimedia.

Vale beneficiarse de mencionar que el contar con un panel excelente también repercute en poco que hará que el Note 8 pueda alejar a algunos consumidores, como lo es su batería. Si acertadamente es cierto que los 3.300 mAh pueden ser suficientes para terminar el día, habrá quienes con un uso regular, con aplicaciones y reproducción de imágenes, tendrán que alcanzar a su hogar con la monopolio misión de darle una carga al teléfono.

UNA BESTIA EN TODA REGLA EN CUANTO A RENDIMIENTO

Otro aspecto en el que también saco aplausos el Galaxy Note 8 es en su desempeño, puesto que la versión 7.1.1 de Android (bajo la capa cada vez más pulida antiguamente conocida como TouchWiz y ahora Samsung Experience) corre a un excelente nivel. 

Lo precursor se debe gracias a su potente Exynos 8895 (también existe la versión con el maniquí Qualcomm Snapdragon 835) y sus 6 GB de RAM que seguramente no serán sentidos por la longevoía, pero que resultan un aditamento que se agradece pensando en el sentido de aclarar una gran variedad de aplicaciones, videojuegos, entre otros servicios.

De hecho, durante el tiempo de uso, el Note 8 no tuvo nunca alguna especie de cuelgue, por más que se hiciera el uso de algunas características como el multitarea o multiventana, utilizadas gracias a la disponibilidad de las aplicaciones Edge (ya presentes en otros modelos).

Mencionar además que como ha ocurrido con los Galaxy S8 y Plus, tenemos otra vez a Bixby con su respectivo botón que, además de no estar arreglado en español, siquiera es que esté a la importancia de otros servicios similares como Siri y el asistente de Google, por lo que Samsung tiene trabajo en este sentido.

Por otro flanco, mencionar que tal como ha sido la tónica de la línea Note, contamos con un S-Pen mucho más delgado que en versiones pasadas, que ofrece anciano nivel de precisión y resulta práctico a la hora de tomar notas, tanto con la pantalla apagada, así como también al utilizarlo de lupa, realizar mensajes animados, etc.

LA DOBLE CÁMARA POR FIN LLEGA A SAMSUNG

Pasamos a uno de los aspectos esenciales para cualquier comprador, que investigación no solo un teléfono a la vanguardia de la tecnología, sino que también que destaque en el apartado de la fotografía. En el caso del Note 8, existía atención por el "debut" (para la marca) de la doble cámara, poco que ya hemos trillado en otras marcas, y que con la compañía surcoreana llega para otorgar un enfoque dináadefesio, que permite calibrar la calidad de la distorsión en las imágenes.

En cuanto a datos técnicos, asegurar que posee una doble cámara trasera de 12 megapíxeles, que se aprovecha muy perfectamente en diversas condiciones, como por ejemplo delante las problemáticas que aparecen al momento de tomar una captura de tenebrosidad.

Por otro flanco, tenemos un telescopio anterior de 8 MP que servirá de buena forma para quienes deseen alguna fotografía personal o selfie, además de poseer un amplio campo de captura en ese sentido.

En rigor, los resultados de este apartado en el Note 8 son destacados, con la presencia del HDR que mejorar de forma trascendental las imágenes, un buen vaivén de blancos y una definición que lo pone en el interior de los mejores del mercado Android hoy por hoy. Eso sí, la característica de desenfoque hay que sostener que existen otros equipos que hacen un trabajo más preciso.

Afirmar por último que en cuanto a la grabación de video (que no se diferencia mucho del S8 y S8 Plus), el estabilizar óptico hace un trabajo superlativo, permitiendo obtener registros con muy pocos movimientos.

UN EQUIPO QUE NO ES PARA TODOS

Si las dudas que quedaron en torno a la experiencia sufrida en 2016 alejaban a varios consumidores del último Note de Samsung, el último equipo ha tumbado aquello por tierra, puesto que la compañía surcoreana ha creado uno de los mejores teléfonos en el ámbito Android que se puede conseguir en la hogaño.

Sus excelentes prestaciones tanto en calidad de materiales de construcción, hardware, rendimiento y cámara, hacen del equipo un tremendo teléfono, que se trocará para varios como el rey de los abanico reincorporación.

Sin incautación, también es cierto que un tremendo portento como el Note 8 no representa necesariamente una opción para ser adquirida por todos, principalmente por su tamaño, pero además por el precio en el que está en el mercado doméstico: A partir de los $598.900 en algunas tiendas, aunque por lo caudillo desde los $849.990 en las grandes tiendas.

De todas formas, quien apueste por cambiar su equipo e ir por el último escala entrada de Samsung va a la segura con un teléfono con lo mejor que existe en cuanto a características.