Empresa quiere empleados felices e instala un checador que solo permite la entrada si sonríen

0
91

Cada vez más empresas se están dando cuenta de que la productividad de sus empleados está en estrecha relación con sus niveles de satisfacción en los lugares de trabajo, por lo que buscan formas de hacerlos apreciar mejor.

Las razones para sentirse desmotivados en las oficinas pueden ser muchas y muy distintas, pero todas afectan el desempeño de las personas en su trabajo. Por eso una parte primordial de las administraciones es investigar qué hacer para sublevar la íntegro de la concurrencia, y en China su idea es que sonrían más.

Su razonamiento es conveniente sencilla: si la multitud sonríe es porque disfruta su tiempo en la oficina, así que al promover las sonrisas, pueden suscitar un ámbito más interesante en sus instalaciones. La compañía Canon Information Technology ya puso a prueba esto a través de su nueva política con tecnología de gratitud de sonrisas.

La empresa instaló cámaras con un sistema de Inteligencia Industrial que analiza la expresión facial de las personas tanto en el checador de entrada y salida de los empleados, como en las salas y equipos de programación de reuniones.

De esta forma los empleados pueden activar su comunicación a la oficina y ciertas funciones con su sonrisa. Encima, estas cámaras están conectadas a una colchoneta de datos que puede analizar y retroalimentar la información que va reuniendo en la empresa.

En muchos lugares de trabajo ya es poco proporcionado popular que existan cámaras de vigilancia en circuitos cerrados, pero en China quieren combinar eso con la tecnología de agradecimiento facial que ya está arreglado en muchos dispositivos.

Esta medida no se ha implementado sin producir cierta inquietud. Hay quienes consideran que en China existe un exagerado control de los empelados apoyado con la tecnología de las cámaras. Más que dar seguridad a la empresa, pareciera que se usan para invadir la privacidad de los trabajadores, y esa incertidumbre, al final de cuentas, igualmente es un factótum de estrés gremial.

Lo importante es destacar que la tecnología es simplemente una útil más y su daño o beneficio depende de la forma en que se utilice. En Canon al menos están intentando promover una postura más alegre entre sus empleados, y solo el tiempo dirá si esta política de sonreír a la cámara en la oficina tuvo buenos resultados o no.