Empresario usa un cubrebocas de oro de 4 mil dólares para protegerse del coronavirus

0
154

Es comprensible deteriorar grandes sumas de pasta en artículos que ayuden a advertir el contagio de coronavirus, pero comprar 4,000 dólares en un cubrebocas, cuando podrías usar ese peculio en ayudar a más personas a cobrar el equipo necesario para resguardarse, es una completa ridiculez.

Un patrón indio es dueño de esta máscara con incrustaciones de oro, e incluso él mismo admite que es una negocio extravagante, pero le encanta la atención. “Es una máscara delgada y tiene poros diminutos que me ayudan a respirar”, dijo Shankar Kurhade, de 49 abriles.

Los cubrebocas son obligatorios en lugares públicos en la India a medida de que la pandemia se extiende por todo el país. Según datos de la Universidad Johns Hopkins, el país tenía casi 700,000 casos confirmados con cerca de 20,000 muertes hasta el día de hoy.

mascara de oro

Kurhade, el cabecilla de una empresa que fabrica galpones y graneros industriales, dijo a medios locales que la adquisición de su máscara no fue por publicidad, y admitió que “probablemente no haya sido la mejor opción para combatir el coronavirus”, especialmente porque la máscara le ha traido veterano atención, lo que significa más contacto con extraños quienes le preguntan por su extravagante adminículo. “La clan pide selfies. Están asombrados cuando me ven usando la máscara de oro en la calle y los mercados”, dijo Kurhade.

Y es que, como todos sabemos, la cercanía con otras personas es una forma muy probable de contagiarse de Covid-19, y el patrón lo sabe. Kurhade admite que la mejor guisa de evitar contraer el virus es el distanciamiento social y el lavado de manos, por lo que no recomienda golpear la atención como él. Aunque, supongo, seguirá usando su cubrebocas de 4,000 dólares porque no gastas esa cantidad de parné en una cosa como esas para no usarla… Al menos este hombre entiende la importancia de usar este aditamento.

No lo voy a decidir… bueno, un poco, tomando en cuenta que en la India existe un héroe sin capa que vendió su camioneta para comprar tanques de oxígeno y repartirlos entre las personas de escasos medios que tienen coronavirus. Sí es una tristeza que existan personas tan egoístas como para vestir tanto peculio en una vulgaridad como una máscara de oro, pero bueno, su problema.