En la semana clave del 8M, interpelación a ministra Isabel Plá la deja al centro de la línea de fuego

0
131

“Renuncia Plá”, reza un gran cartel frente al Centro Cultural Gabriela Mistral, una frase que se repite en distintos rayados en las calles, consignas y cánticos de las manifestaciones desde la Revuelta de Octubre. La ministra de la Mujer y la Equidad de Naturaleza, Isabel Plá, ha sido centro de cuestionamientos durante los últimos dos abriles, debió afrontar la Cuarta Ola Feminista del 2018 y una de las marchas más grandes, tras la dictadura, el 8 de marzo de 2019. Un desafío del cual logró salir en pie y, de paso, salvó al Gobierno. Post-18 de octubre, el panorama es muy diferente y el futuro de la secretaria de Estado pende de un hilo.

Desde el 18 de octubre, la ministra Plá ha sido objeto de duras críticas y funas en las calles, adecuado a su respuesta delante los casos de violencia sexual ejercidos por la policía contra mujeres manifestantes. Hasta el 18 de febrero de 2020, el Instituto Doméstico de Derechos Humanos (INDH) había interpuesto 197 querellas por casos de violencia sexual. Desde el Movimiento feminista se le ha imputado de ser “cómplice” y respetar silencio delante las agresiones contra mujeres y avalar la “postura represora del Gobierno”.

Adecuado a esto, la ministra deberá rendir cuentas frente a el Congreso y, en la previa del llamado a huelga para los días 8 y 9 de marzo, debe enemistar una interpelación en la Cámara Desestimación, la que será liderada por la diputada Camila Rojas (FA) este martes a las 16.00 hrs. Interpelación de la cual todo el mundo feminista está irresoluto y hasta se han preparado viajes especiales para asistir al Congreso.

Rojas explica que la interpelación se enfocará en dos temas: “El primero, cómo han enfrentado, el ministerio y la ministra Plá, la violencia contra las mujeres, cuya expresión más extrema son los femicidios” y en, “en segundo lugar, pediremos explicaciones por el largo silencio de la ministra, tras el 18 de octubre y la manera en que se están enfrentando las denuncias de violaciones a los DDHH y violencia política sexual contra mujeres y disidencias, por parte de las policías y FF.AA. A nuestro juicio, sus omisiones han sido graves y han perjudicado la seguridad y la vida de las mujeres”, agrega la diputada frenteamplista.

Cerca de memorar que, tras días de silencio –a pesar de la denuncia de diversos casos de acometida contra manifestantes mujeres–, el 26 de octubre la ministra Isabel Plá declaró a la prensa que en el MinMujer no habían recibido denuncias por abusos de efectivos de Carabineros o de las Fuerzas Armadas contra manifestantes mujeres, y añadió que “si las hubiera, en el marco de lo que está ocurriendo, corresponde que sean otras organizaciones las que asuman, porque necesitamos que sean organizaciones que garanticen autonomía”.

Declaraciones que despertaron una serie de críticas, ya que hasta esa momento, el INDH ya había presentado tres denuncias frente a el Ocupación Manifiesto y había informado, en distintos medios de comunicación, diversos casos de desnudamientos y la exigencia de hacer sentadillas, por parte de carabineros y militares contra mujeres detenidas en el contexto de las protestas, los que se estaban investigando. Luego, la ministra reiteró que se refería a que no había registro de denuncias hechas delante el ocupación.

La partida de Plá

En la examen aseguran que la ministra Plá ha tenido un rol abastraído tras el 18 de octubre, a diferencia del protagonismo que alcanzó tras el estallido de la Cuarta Ola Feminista en 2018. Camila Rojas recuerda que, a pesar de las denuncias por la insuficiencia de los Centros de la Mujer del Sernameg, “Isabel Plá partió en 2018 con un rol preponderante, activo, refiriéndose a la coyuntura constantemente, comunicacionalmente muy posicionada. Pero luego de sus erradas cifras sobre la cantidad de mujeres que denuncian o tienen medidas cautelares y que de igual modo son asesinadas, su rol cambió. Qué decir desde el 18 de octubre, estuvo completamente ausente. Esa es nuestra crítica principal: su ausencia, y que dicha ausencia no es inocua, tiene efectos en la vida de las mujeres”.

Visión que es compartida desde la organizaciones feministas. La vocera de la Coordinadora Feminista 8M, Alondra Carrillo, señala que la ministra ha tenido “un silencio cómplice” frente a los casos de tropelía policial, “ha sido consistente con lo que ha sido el conjunto de su gestión, legitimando la actitud del Gobierno que ha decidido utilizar la violencia política sexual como un arma contra quienes han participado de la revuelta popular”.

Por otra parte, Nicole Kramm, Vocera en DD.HH de la Coordinadora 8 de Marzo y víctima de trauma visual, menciona que hasta el 18 de febrero de 2020 “tenemos reportes de más de 439 casos de mujeres víctimas de violencia estatal, sin incluir a adolescentes heridas, 1.600 mujeres han sufrido violencia sexual, torturas u otros tratos crueles por militares o Carabineros de Chile”. Subraya que como víctimas no han recibido apoyo desde el ocupación, “hemos sido abandonadas y muchas hemos sido retraumatizadas o criminalizadas en los centros de salud pública”.

Asegura que la única salida al conflicto es la renuncia de la ministra. “Si bien la interpelación no tiene un efecto en el marco de las responsabilidades político-administrativas, queremos que ella responda a todas las mujeres sobre su desempeño en el tema de Violencia Política Sexual en el marco del estallido social, ya que no ha estado a la altura en el cargo y menos en la implementación de políticas públicas contra la violencia de género”.

A pesar de lo crítico del momento, Plá estaría tranquila con el trabajo realizado y en el oficialismo afirman que la individuo del Ocupación de la Mujer sí realizó gestiones y se preocupó de los hechos acontecidos durante la Revuelta de Octubre, pero que en diversas ocasiones se encontró con la resistor a que acudiera a distintas instancias en donde se discutía sobre la contención del estallido, entre los ministerios del Interior, Segpres, Probidad, y a Carabineros. A pesar de esto, Plá habría mantenido contacto con el director del INDH, Sergio Micco, el ministro Hernán Larraín y el universal director de la policía uniformada, Mario Rozas.

Desde el Gobierno aseguran que la interpelación levantada por la concurso rebate a una organización en contra de La Moneda, apuntan que es “un juego político” y que el desempeño de la ministra Plá “ha sido el correcto”. Por otra parte, desde Palacio enfatizan que la ministra ha tenido una singular preocupación por prepararse para la interpelación y que lo ve como un desafío con el que hay que tener “extremo cuidado”, pues no se trata de cifras, sino de “casos delicados, de personas”.

El fuego interno

A pesar de que en el oficialismo se ha poliedro la orden de cuadrarse detrás de Isabel Plá y “prestarle todo el apoyo”, en la centroderecha hay posiciones encontradas respecto a ella. Un sector “más conservador” en la coalición y en La Moneda, vio con resistencia su aparición a la cartera de la Mujer y la Equidad de Carácter, ya que pese a su militancia UDI, Plá “no pertenece al sector más duro del gremialismo, siempre ha sido más under”, detallan desde el partido.

La sucursal de sus dos primeros abriles a la individuo del empleo sacó “ronchas” entre los sectores más duros del oficialismo y hasta habría tenido varios desencuentros con los asesores del Mandatario. “Lo único que la salvó fue su capacidad de afrontar y fortificar al Presidente frente a las manifestaciones feministas”, destacan desde Pimiento Vamos.

En los últimos meses, Plá no contó con el apoyo transversal de Pimiento Vamos para proyectos como el de Amamantamiento Materna, el de Acoso Callejero y la denominada “Operación Género” que implementa protocolos para el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea. Es más, en la Cámara reconocen que muchas veces fueron las parlamentarias de examen las que se mostraron “menos reactivas” a dichas iniciativas.

La recién promulgada Ley Gabriela, que amplía el delito de femicidio a todos los asesinatos de mujeres por razones de categoría y a todos los vínculos de pareja con el atacante, fue “boicoteada por parlamentarios de Chile Vamos”, recuerdan desde el Congreso. Senadores y diputados ingresaron diversas indicaciones que ampliaban la Ley Gabriela a casos de asesinatos entre hombres, lo que “desvirtuaba totalmente el corazón del proyecto, que era ampliar la concepción de femicidio”, agregan desde la Cámara de Diputados. Encima, en la votación en la comisión mixta la senadora Ena von Baer votó en contra del esquema.

En el mundo político destacan que el Presidente ha sido el “principal bombardero de la ministra Plá”. En reiteradas ocasiones el Jerarca de Estado ha aparecido con frases que despiertan la furia del mundo feminista y la última fue calibrado en medio de la promulgación de la Ley Gabriela este lunes.

En pleno discurso, el Mandatario señaló: “A veces no es solo la voluntad de los hombres de abusar, sino también la posición de las mujeres de ser abusadas (…). Tenemos que corregir al que abusa y también decirle a la persona abusada que no puede permitir que eso ocurra”. Una frase que encendió los ánimos, un día antiguamente de la interpelación a la ministra y en pleno inicio de la semana esencia para el 8M.

A pesar de que el Mandatario salió a explicar que el Gobierno no toleraría ningún tipo de violencia contra la mujer y que la propia ministra Plá salió a interpretar las palabras de Piñera, en el oficialismo reconocen que el Presidente cayó una vez más en el error “de hablar sobre lo que no sabe”, causándole un “duro golpe” a la secretaria de Estado a solo un día de ser interpelada.

En Palacio reconocen que nunca se entendió al Servicio de la Mujer como una “cartera relevante para el momento, para la crisis” y que la contemporáneo interpelación se ve como “un ataque al Gobierno”, más que contra la ministra Plá. “Lo que se busca es atacar al Gobierno por todas partes”, puntualizan.

Es por esta razón que se habría cubo la orden de respaldar la mandato de la ministra Plá y se le habría solicitado “expresamente” a los parlamentarios que le hicieran apreciar su apoyo en la sesión de este martes. Es más, el acto de propalar la Ley Gabriela un día antiguamente de la interpelación buscaba “mostrar ese amplio respaldo”, pero en el mismo Palacio admiten que el Presidente terminó “complicando aún más el panorama”.