En Puente Alto no quedó impune: descabezan comisaría por brutales golpizas de Carabineros

0
137

Puente Suspensión se ha convertido en un foco de la violencia policía. El Instituto Doméstico de Derechos Humanos (INDH) ha presentado tres querellas por tres brutales golpizas perpetradas por Carabineros, y de acuerdo al planisferio detallado por la entidad, en la comuna se han registrado 26 episodios de este tipo.

Delante este proscenio, Carabineros decidió tomar cartas en el asunto y optó por la “intervención” de la 20° Comisaría de la comuna. Acompañado del ministro del Interior Gonzalo Blumel, el subdirector de Carabineros, militar Diego Olate, comunicó las medidas que contemplan la remoción de los principales mandos de la dispositivo policial.

“En este minuto se ha dispuesto el relevo del mando de la comisaría, comisario (mayor Iván Rodríguez) y subcomisario, a fin de renovar y de disponibilizar para la comunidad, los mejores elementos con los que contamos, oficiales con alta competencia que nos permita recuperar la confianza de la comunidad”, dijo el dirigente policial, quien está al mando de la institución mientras se encuentra de asueto el titular, el cuestionado Mario Rozas.

Las medidas adoptadas fueron destacadas por el Gobierno. Según el ministro Blumel, “se seguirán tomando (las medidas) para asegurar que estas situaciones no se vuelvan a repetir y que tengan las máximas sanciones”.

Hasta la plazo, por el caso de la golpiza propinada al mancebo Matías Soto, han sido dados de desvaloración dos oficiales y siete carabineros. “En este minuto no hay más bajas, pero eventualmente, como resultado de las investigaciones, podrían ser aplicables”, agregó Olate.

Reacciones del INDH y la municipalidad

En el INDH valoraron la reacción de la institución policial. Cristián Pertuzé, director (s) INDH recordó que “durante estos últimos días el instituto ha presentado tres querellas por golpizas grupales en Puente Alto. Ayer publicamos un mapa de la región donde esa comuna destaca negativamente por registrar 28 golpizas desde el inicio del estallido social. Por lo que valoramos la decisión del Gobierno anunciada a través del Ministro del Interior Gonzalo Blumel de determinar la intervención de la comisaría de Puente Alto, dando de baja a dos oficiales y siete carabineros. Además, instruyendo el uso de cámaras corporales con las que se busca inhibir conductas policiales alejadas de los protocolos y la protección de derechos de las personas”.

El corregidor de Puente Suspensión, Germán Codina, asimismo reconoció las medidas, señalando a El Mostrador que “la decisión que están tomando va por el camino correcto, es claramente un esfuerzo por mejorar el desempeño y el contacto con la comunidad y darle una orientación distinta al trabajo que está haciendo la 20 Comisaría”.

Codina destacó encima que como municipalidad “han apoyado a las familias, porque si hay algo en que todos tenemos que comprometernos es en el respeto irrestricto de los derechos humanos, en esto no hay dobles lecturas”.

“Carabineros no se puede intervenir a sí mismo”

Más crítico, Eduardo Vergara director ejecutor de Pimiento 21, se mostró escéptico con el anuncio sobre la comisaría de Puente Detención. “ La crisis contemporáneo no puede seguir siendo tratada con este nivel de volubilidad, el Gobierno se está lavando las manos. Por esto mismo no puede permitir que Carabineros intervenga la comisaría de Puente Parada. Carabineros no se puede intervenir a sí mismo. Mientras se avanza en la reforma, se necesita intervención civil urgente. Cuando un policía viola los DDHH, es el Estado el que viola los DDHH, cuando un policía mata, es el Estado el que mata”, explicó a El Mostrador.

A sensatez del exjefe de División de Seguridad Pública de Bachelet, “la situación que vive Carabineros es de la máxima complejidad. Una profunda reforma es indispensable pero no suficiente. Lo que se necesita es que el Gobierno recuerde que su trabajo es gobernar y es responsable de la seguridad pública. Su estrategia hoy está empujando a la institución de Carabineros a un precipicio con tal de salvarse políticamente”.

Respecto de este punto, el corregidor discrepa, señalando que en este caso “hay que reconocer el esfuerzo de Carabineros de cambiar y estar tomando una decisión que es radical y sin precedentes desde el 18 de octubre”.