En suspenso: Congreso despacha indulto conmutativo y proyecto queda a la espera que TC zanje recurso de la derecha a favor de violadores de DD.HH.

0
101

Pese a los votos en contra de parte de los senadores y diputados de Pimiento Vamos, que insisten en incluir a los condenados por violaciones a los derechos humanos en el beneficio, el Congreso despachó esta caminata el veto aditivo para el indulto conmutativo que permite a un reunión de reclusos cumplir su pena fuera de las cárceles mediante un arresto domiciliario total, todo en medio de la emergencia por el Covid-19.

El debate está cruzado por la arremetida de un colección de senadores de Pimiento Vamos que presentó un requerimiento frente a el Tribunal Constitucional para incluir en el indulto a los condenados por violaciones a los derechos humanos, un memorial que fue admitido a trámite por la entidad y que será trillado este lunes en la instancia. En paralelo, la tramitación igualmente ha estado marcada por la osadía del Gobierno de poner emergencia a la denominada Ley Humanitaria, como fórmula para considerar a los internos de Punta Peuco en el beneficio, y distender el clima con la derecha.

Sin confiscación, pese a la aprobación, la promulgación del indulto conmutativo queda irresoluto de la resolución que adopte el TC frente a el requerimiento de los parlamentarios de Pimiento Vamos.

El ministro de Imparcialidad Hernán Larraín lo graficó así: “Lamentablemente la aprobación no nos va a permitir mañana tener a 1.300 personas afuera, porque hay un requerimiento que lo impide. Tendremos que esperar que el Tribunal Constitucional zanje esta cuestión y eso a lo menos posterga tal vez en semanas la posibilidad de que estas personas puedan cumplir sus penas bajo arresto domiciliario, descongestionando los recintos carcelarios”.

“Si no estuviese esa petición podrían regresar ya mujeres presas con sus hijos a sus domicilios”, añadió por su parte el subsecretario Sebastián Valenzuela.

Cerca de destacar que una vez en régimen, la iniciativa beneficiará a personas privadas de sencillez que no hayan  cometido delitos graves, ser mayores de 55 abriles con ciertos requisitos, o ser mujeres embarazadas o con hijos menores dos abriles de vida, para que puedan advenir el resto de sus penas bajo arresto domiciliario total.

La nueva ley igualmente beneficiará a quienes cumplen encierro nocturna, o a quienes están privados de autodeterminación con beneficios de salida de fin de semana, o salida dominical, para evitar que internos que pasan parte del día fuera de los penales, exponiéndose a contagios, puedan retornar a ingresar a los recintos.

La iniciativa es explícita en que “se excluyen de este beneficio a todas las personas que hayan cometido delitos graves o violentos, tales como secuestro, sustracción de menores, tortura, apremios ilegítimos, asociación ilícita, violación, violación con homicidio, abuso sexual agravado, cualquier delito sexual contra menores de edad, parricidio, femicidio, homicidio simple y homicidio calificado, infanticidio, tráfico ilícito de migrantes y trata de personas, robo calificado, delitos terroristas, genocidios, crímenes de lesa humanidad o crímenes de guerra y delitos de la ley de control de armas”.

Las votaciones

El plan fue permitido en primera instancia en el Senado. 31 a merced, cuatro en contra y seis abstenciones. En contra votaron Juan Castro (RN), José Durana (UDI), Rafael  Prohens (RN) y Alejandro Navarro (País Progresista); en tanto, se abstuvieron los RN Francisco Chahuán y José García Ruminot (RN), Kennet Pugh (independientes), y los UDI Juan Antonio Coloma, Jacqueline van Rysselberghe y Luz Ebensperger.

Más tarde fue revisado en la Cámara de Diputados, donde tuvo 92 sufragios a beneficio, 13 en contra y 3 abstenciones. Los votos de rechazo provinieron de Pimiento Vamos: Sergio Bobadilla (UDI), Juan Antonio Coloma (UDI), Mario Desbordes (RN), Camila Flores (RN), María José Hoffmann (UDI), Harry Jürgensen (RN), Miguel Mellado (RN), Celso Morales (UDI), Christian Moreira (UDI), Luis Pardo (RN), Jorge Rathgeb (RN), Ignacio Urrutia (Partido Republicano), Osvaldo Urrutia (UDI) y Gastón Von Mühlenbrock (UDI).

En el Senado, los argumentos en contra apuntaron a que no puede acaecer discriminación alguna para los mayores de 75 abriles que presenten determinadas condiciones de vigor, independiente del delito que hayan cometido. Según el oficialismo, de acuerdo a información proporcionada por Gendarmería son 122 personas en todo el país, condenadas por distintos delitos, que tienen más de 75 abriles de perduración y presentan condiciones de vigor complejas, pero que sólo 7 de ellos se verían beneficiados por esta ley.

Desbordes: “La medida no es sanitaria”

Pero fue en la sala de la Cámara donde el debate fue más clave. El DC Matías Walker calificó de inconsecuentes a los parlamentarios que acudieron al TC: “Lean el catálogo de delitos excluidos en el proyecto, está excluido el homicidio, el parricidio, la violación, el abuso sexual a menores de 14 años. A esos condenados están yendo a defender al TC, qué vergüenza. Los mismos que dijeron que había una puerta giratoria, que se le iba a acabar la fiesta a los delincuentes, van al TC a defender a esos delincuentes. Eso es inconsistencia, eso es lo que tiene cansada a la gente”, indicó.

En tanto, el presidente de RN, Mario Desbordes, dijo que “la medida no es sanitaria, no quedarán fuera del sistema los contagiados por el coronavirus”. En el debate, el diputado insistió en la argumento de la discriminación y pidió  revisar caso a caso a las personas que son mayores de 75 abriles.

“Aquí entramos en el otro debate, un debate asqueroso, si los muertos míos son menos importantes que los tuyos. Si tus asesinos son mejores que los míos (…) los mismos que indultaron asesinos múltiples, los mismos que excarcelaron asesinos en democracia, hoy nos dan clases de lo que es correcto en el desempeñarse y lo que es cuidar a la ciudadanía”, acusó.