En votación dividida, Corte Suprema rechaza recurso de queja contra ministra Dobra Lusic

0
125

La ministra de la Corte de Apelaciones de Santiago, Dobra Lusic, quien el año pasado protagonizó un frustrado intento por ascender a la Corte Suprema, tuvo un triunfo jurídico luego que el pleno del mayor tribunal decidiera rebotar una queja disciplinaria y una exigencia presentada en su contra por elegir en una causa en la que estaba inhabilitada.

Lusic fue acusada por elegir en marzo del año pasado en una causa a amparo del Bandada Pimiento, pese a que figura adentro del relación de ministros que está inhibida en hacer en causas de esta entidad bancaria por sustentar una relación comercial. Por eso, el abogado Gonzalo Bulnes presentó un petición de queja en su contra que se resolvió recién esta semana.

Sin bloqueo, por  nueve votos contra cuatro y tres abstenciones, el mayor tribunal decidió dejar sin legitimación a la ministra. “Esto fue en votación dividida, porque cuatro ministros estuvieron por remitir el recurso de queja a la Corte de Apelaciones de Santiago por ser el tribunal naturalmente competente para conocer de aquella y así también velar por el principio de la doble instancia”, explicó esta etapa la vocera de la Suprema, Celebridad Ana Chevesich.

La resolución no ha sido firmada, pero la vocera de la Suprema informó que los ministros que estuvieron por remitir los informes al tribunal de altura fueron Sergio Muñoz Gajardo, Ricardo Blanco Herrera, Angela Vivanco Martínez y Mauricio Silva Cancino.

Chevesich recordó que “respecto de aquel reclamo, también deducido contra la misma ministra y por los mismos argumentos de hecho y de derecho invocados en el recurso de queja, la Corte de Santiago en su momento la desestimó por estimar que se había subsanado el perjuicio sufrido la parte demandada y la Corte Suprema confirmó aquella decisión, también con el voto en contra de cuatro ministros que estuvieron por esperar que se decidiera el recurso de queja que había sido remitido por la Corte de Apelaciones de Santiago”.

La autoridad destacó que las diferentes partes de un proceso disciplinario tengan la opción de doble instancia para acogerse. “Para los efectos disciplinarios, siempre hay una doble instancia. Primero un tribunal, que en este caso es la Corte de Apelaciones de Santiago, quien debe conocer de todas las quejas que se deduzcan en contra de los ministros de la misma corte y todos los funcionarios de la misma jurisdicción y eventualmente la decisión que se adopte, sea negativa o positiva, puede ser impugnada tanto por el recurrente como por el recurrido ante la Corte Suprema por la vía de un recurso de apelación y ahí nuevamente se analizará los antecedentes que se tuvieron por acreditados y eventualmente se emitirá una decisión al respecto”.