Encuentran el último Videocentro funcionando en México y nos llena a todos de nostalgia

0
141

Varones, ¿recuerdan que hace algunos abriles debíamos ir a un videocentro para poder rentar la película más nueva, y debíamos regresarla al ocasión al día futuro? Que buenos tiempos, aunque debemos aceptar que la modalidad de las páginas de streaming son más cómodas y tienen una variedad más amplia que las que podíamos encontrar en una tienda de videos.

Poco a poco estos negocios fueron evolucionando hasta dejar de existir. Pasaron de rentar películas en vhs a dvds; de dvds a BluRay hasta ir desapareciendo casi por completo. Hasta hace poco hablábamos de el postrero Blockbuster funcionando en Estado Unidos, y hoy nos venimos a informar que en México aún existe un Videocentro en pie, sito en Tlanepantla.

Esta nostálgica nota se dio a conocer por medio de una publicación en Twitter, donde un agraciado compartió un par de fotos del establecimiento, el cual se ve en pleno funcionamiento y con las paredes llenas de películas (creemos que en su formato DVD y BluRay). Este tuit llenó de emoción a cientos de personas, y eventualmente algunos usuarios revelaron que este motivo no era el único en su especie.

Al parecer, encima de este lugar en Tlanepantla, aún hay tres Videocentros más en el país; dos en Jalisco (Guadalajara y Lagos de Dorado) y otro en Coahuila. Un beneficiario compartió el afamado comercial de la franquicia cuando estaba en pleno apogeo, protagonizado por el colección musical Garibaldi… Qué tiempos…

Otros usuarios hicieron clemencia de la situación, comparando este descubrimiento con encontrar vivo a un tiranosaurio rex, y otros más aseguran que se trata de un Videocentro pirata, puesto que la franquicia se declaró en bancarrota hace tiempo, pero igual es una reliquia, ¿no creen?

Como sea, si yo viviera cerca de un Videocentro, por supuesto que invertiría mi efectivo en ir cada viernes a rentar una película, ya saben, por los buenos tiempos. ¿Ustedes qué opinan? ¿Existe un superficie así donde viven? Nos gustaría memorizar cuantos centros de video hay aún escondidos en el planeta.