Encuentran virus en Bolivia que es similar al ébola y se puede contagiar entre humanos

0
58

Por si no fuera suficiente lo que hemos vivido en este 2020, científicos advierten sobre la presencia de un virus similar al que causa la enfermedad del ébola, que fue descubierto en Bolivia desde 2003, pero que ha mantenido su presencia con pequeños brotes, sin requisa, la experiencia que ha dejado el coronavirus hace que delante el imperceptible peligro se enciendan las alertas en el mundo.

El virus Chapare apareció en 2003 cerca del río del mismo nombre y a pesar de que existía la sospecha de que más personas se habían contagiado, solo se le tomaron pruebas de muerte a un modisto y agricultor de 22 abriles, residente de la pueblo de Samuzabeti, quien presentó fiebre, dolores de capital y articulaciones, luego llegó el vómito y la hemorragia interna, lo que ocasionó que dos semanas a posteriori falleciera.

Los síntomas, sobre todo la hemorragia interna, son similares a los que presentan los pacientes con ébola, pero posteriormente de realizar los exámenes de raza al primer infectado detectado se descubrió que se trataba de un virus diferente, miembro de la comunidad de los arenavirus, que por lo regular afectan a los roedores y, ocasionalmente, a los humanos. Con apoyo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC), se determinó que se trataba del virus Chapare.

Este virus está emparentado con el Lassa, que es más conocido, y otros que han surgido incluso tanto en Bolivia como Argentina y que tienen como punto en popular la presencia de hemorragias internas como uno de los síntomas más graves y que puede ser mortal, por ello la falta de investigar a profundidad lo que está sucediendo, ya que el caso registrado no ha sido el único.

El año pasado se dio un pequeño brote de Chapare en el que tres personas murieron y se estima que al menos otras cinco se contagiaron, incluidos tres trabajadores del sector sanidad que fueron los encargados de atender a los pacientes y dos de ellos murieron, por lo que la alerta creció al ver el potencial de contagio entre seres humanos, poco que no se debe subestimar, pues ya lo vivimos con el Covid-19.

Por lo regular, los arenovirus se transmiten de los roedores a las personas, sobre todo cuando la orina y el excremento del animal infectado es inhalado por el ser humano, o proporcionadamente al entrar en contacto directo con el roedor, pero en el brote más nuevo, de acuerdo con Caitlin Cossaboom, epidemióloga de la división de Patógenos y Patología de Altas Consecuencias de los CDC, “creemos que muchos fluidos corporales (en seres humanos) pueden potencialmente transportar el virus”.

Sabemos que la tasa de letalidad de virus como el ébola y el Lassa es inscripción si se dan las condiciones adecuadas para su propagación, pero eso es exacto lo que se quiere evitar con el Chapare, pues actualmente la situación no está como para poder enemistar una nueva emergencia sanitaria, la cual, al menos en lo que se sabe, sería mucho más peligrosa que el Covid-19 hasta el momento.