Entró a un restaurante cerrado por cuarentena y en 4 días se comió y bebió todo

0
114

Louis Angel Ortiz, de 42 abriles de época, fue opuesto por la policía de Connecticut en el interior de un restaurante, plácidamente dormido y con una botella de ron en la mano.

La cuestión aquí es que Louis no es el dueño ni trabaja en este regional, y adicionalmente ya tenía cuatro días ahí, comiendo y bebiendo todo lo que podía, aprovechando que estaba cerrado por la cuarentena.

La policía de New Haven recibió el reporte de un robo en progreso en el restaurante y fue como encontraron a este hombre, quien se la había pasado de lo mejor, comiendo y bebiendo improcedente.

Al revisar las cámaras de seguridad se dieron cuenta de que en sinceridad tenía ya cuatro días con “el progreso” del robo, en los que se preparaba su comida y se bebía el bebida.

Cuando entraron al nave este hombre estaba dormido porque se puso borracho con el ron, el cual todavía tenía en la mano.

Los agentes que llegaron localizaron a Ortiz cerca de Crown Street y lo detuvieron. El hombre de New Haven, de 42 abriles, fue opuesto en posesión de una botella del ron del restaurante.

Los investigadores revisaron imágenes de video de seguridad que confirmaron que el robo original ocurrió varios días antaño, el sábado, cuando Ortiz entró por una ventana adyacente del restaurante.

Los oficiales se enteraron de que Ortiz se ayudó durante cuatro días con la comida, el brabaje y la cerveza del restaurante. Encima de manducar y succionar en el restaurante, Ortiz se llevó bebidas y propiedades del edificio.

—Reporte de la policía de New Haven

Tras la investigación se encontró que al menos 70 botellas de cerveza y caldo habían sido consumidas o robadas, adicionalmente de toda la comida que se engulló.

En total, la cuenta de este “cliente” asciende nulo menos que a 12,500 dólares, por lo que seguirá comiendo graciosamente, pero ahora en la gayola donde seguro se pasará un buen rato.