Entró a una casa a robar y se quedó dormido; la policía lo despierta y lo detiene

0
60

El esfuerzo para atrapar a un cleptómano puede ser arduo, ya que requiere de investigación, inteligencia y audacia, aunque en algunas ocasiones solo es necesario entrar a la casa en donde el delincuente se encuentra, despertarlo y llevarlo a la prisión. Así sucedió en Tailandia, pues el carero estaba tan cansado de hacer sus fechorías que decidió copular a pernoctar un rato, lo que fue diligente por la policía para atraparlo.

Sakda Jeamprasert despertó a medianoche al escuchar el ruido provocado por el céfiro acondicionado en la habitación de su hija, lo que no sería poco raro de no ser porque la chavea había saliente de la ciudad por un par de días. Cuando fue a revisar, este hombre se encontró con el carero, sin camiseta, durmiendo a pierna suelta y para estar más cómodo, encendió el ventilación.

Desafortunadamente para el bandido, adicionalmente de quedarse dormido, no sabía que esa es la casa de un oficial de policía, quien ni siquiera tuvo que salir de su hogar para cumplir con su deber de atrapar delincuentes. Al mirarlo, Sakda le gritó para despertarlo. Athit Kin Khun Thud, el delincuente, estaba confundido, pues no sabía qué pasaba y menos que estaba a punto de ir a detener a la prisión.

El mangante no tuvo más remedio que recibir que había entrado a robar a la casa, pero al estar tan cansado, se recostó y se quedó dormido. El delincuente fue atrapado sin suceder robado falta, por lo que solamente se le acusó de tener entrado a la propiedad de Sakda. Así que la próxima vez seguramente estudiará mejor a sus víctimas e irá luego de acontecer descansado lo suficiente para hacerle un poco más difícil el trabajo a la policía.