Era el hombre con la peor suerte del mundo pero bajó 50 kilos y su vida cambió

0
57
loading...

Tal vez tú te quejas porque no encuentras tus llaves, se te olvidó alguna contraseña o se te hizo tarde para durar al trabajo, y con eso te baste para opinar que tienes la peor suerte del mundo, pero calma a que conozcas esta historia y te darás cuenta de que estás muy erróneo.

Oliver Pugh llevaba una vida muy activa en su trabajo y practicando deportes como el rugby, pugilismo y artes marciales, pero en 2012 su vida dio un construcción inesperado que lo transformó todo.

Luego de observar fuertes dolores de cadera acudió al médico y le diagnosticaron cáncer cuando tenía 22 abriles. Todo se complicó al tratar de extirparle el tumor, así que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en tres ocasiones, lo que le dejó secuelas en la ingle y todavía una meningitis por una infección en una de las operaciones.

Encima, en su trabajo tuvo un azar que le ocasionó la amputación del pulgar de la mano izquierda, pero encima la herida se le infectó y adquirió una terrible germen conocida como SARM, que es muy resistente a los antibióticos.

Cuando parecía que la tormenta había pasado, pues tenía tres abriles sin poco tan serio como lo inicial, aunque seguía bajo tratamiento médico, un nuevo salida llegó, y de qué forma…

Cuando su esposa, con quien ya tenía dos hijos, constantemente le decía que iba con su hermana o con sus amigos, Oliver empezó a sospechar, pues esto inició a posteriori de un día en que ella salió a escanciarse un trago con el mejor amigo de este hombre, ya que él no podía porque estaba tomando medicamentos.

Al usar la aplicación de Find My iPhone, localizó a su mujer en casa del que hasta ese momento era como su hermano. Finalmente logró perdonar al amigo pero se separó de su mujer.

Poco a posteriori de la ruptura amorosa, mientras conducía sufrió un infarto al corazón, aunque no tuvo graves secuelas. Pero esto no es todo…

Posteriormente de recuperarse del infarto, el cáncer regresó y más agresivo que antiguamente. El nuevo tumor le presionaba la columna, lo que lo dejó en arnés de ruedas, pero luego de una cirugía pudo retornar a recuperar el movimiento en las piernas.

No por nulo Oliver se autonombró como “El hombre con más mala suerte del mundo”, y como verás, tiene muchas razones para hacerlo, pero aún en las peores circunstancias existe una oportunidad de recuperarse y no dejarse vencer por la adversidad.

Luego de reemplazarle la cadera, los médicos le sugirieron que bajara de peso, y gracias a Dios se encontró con el preparador Carl Lambert, quien lo ha guiado para que pierda cerca de 50 kilos de peso.

Expresé mis preocupaciones a Carl sobre mis operaciones de columna vertebral y mi cadera reemplazada, y cómo estaba preocupado de lastimarme o no poder realizar los ejercicios requeridos. Carl me tranquilizó al mostrar y explicar los ejercicios, y para cada ámbito en cuestión se nos ocurrieron versiones adaptadas para ayudar a mi cuerpo menos capaz.

A medida que pasaron las semanas mi confianza creció y disfruté mucho de cada sesión, fue redentor poder disfrutar de poco de examen nuevamente.

—Oliver Pugh

Ahora con 29 abriles, este hombre tiene una nueva oportunidad de ser atinado, y luego de todo lo que ha pasado, falta lo podrá detener.

Ahora puedo afirmar que he apurado mi meta de pérdida de peso y estoy emocionado. Aunque todavía tengo problemas de salubridad y estoy esperando otro reemplazo de cadera, estoy seguro de que mi recuperación será mucho más obvio ahora que he invertido en mi lozanía. Mi objetivo es apoyar mi nueva forma por un tiempo antiguamente de sumar músculo adicional.

—Oliver Pugh

Estamos seguros que la suerte cambiará para este hombre, quien ya enfrentó lo peor, así que solo le toca ser paciente y asomar a copular de la vida. Por lo pronto ya tiene una nueva pareja y trabaja en un bar.

loading...