Escuelas reemplazan sus relojes análogos con digitales porque sus alumnos no saben leerlos

0
75

¿Recuerdan cuando en la escuela les enseñaron a observar la hora en los relojes de manecillas? Bueno, esa enseñanza ya quedó en el pasado, pues los alumnos de ahora no volverán a ver uno de esos aparatos en sus aulas.

Vivimos en una nueva era de tecnología en la que impera el formato digital y las nuevas generaciones no logran comprender cómo es que las personas de antiguamente — o sea hace 10 abriles— podían seguir sus rutinas sin la hechicería de los aparatos digitales. Incluso poco tan sencillo como retener la hora en un cronómetro análogo les parece poco extraordinario.

La última vivientes (Z o centennial) está muy acostumbrada a realizar muchas tareas con ayuda de dispositivos digitales y como no entienden la guisa de descubrir la hora en los relojes análogos, las escuelas han decidido sustituirlos por unos digitales con el fin de que los estudiantes no pierdan tiempo “descifrándolos”.

El secretario común adjunto de la Asociación de Líderes Escolares y Universitarios de Reino Unido, Malcolm Trobe, explica que esta medida se tomó cuando los profesores se dieron cuenta de que los estudiantes les preguntaban cuánto tiempo les quedaba durante las sesiones de exámenes.

Al parecer, los alumnos se quejaron de que tratar de analizar la hora en un cronómetro análogo simplemente le añade estrés a la ya de por sí difícil situación de presentar un examen.

Están acostumbrados a ver una representación digital del tiempo en su teléfono, en su computadora. Casi todo lo que tienen es digital, por lo que los jóvenes están expuestos al tiempo que se les da digitalmente en todas partes.

– Malcolm Trobe

Cambiar los relojes análogos por digitales pareciera poco de rutina, pero esta medida causó polémica en las redes sociales. Por un flanco, hay quienes defienden que la tecnología debe estar al capacidad de todos, dar paso a lo flamante y olvidarnos de lo análogo. Pero todavía hay otros que consideran increíble que las nuevas generaciones no sean capaces de hacer poco tan simple como estudiar la hora.

Unos defienden que la vida debe ser más sencilla para todos y que los relojes digitales son más fáciles, pero otros argumentan precisamente que la tecnología nos ha vuelto perezosos y que no ponemos a funcionar nuestra mente oportuno a que las cosas se vuelven demasiado simples.

Mientras el debate en las redes sociales continúa, tic tac, tic tac, el tiempo de los relojes análogos en las escuelas de Reino Unido se acabó. ¿Creen que poco así haya pasado cuando se inventaron estos relojes y sustituyeron a los de arena?