Esculturas siguen intactas después de 15.000 años de antigüedad.

0
31
Siempre es asombroso observar cómo algunas esculturas se mantienen en buen estado a pesar del acontecer de los abriles, pero es mucho más extraordinario encontrar una de ellas completamente intacta debajo de una cueva.

Y es el caso de este par de bisontes hechos de arcilla que datan de 15.000 abriles a.C.

Se podría considerar el aporte más significativo para la historia de la humanidad ya que fueron esculpidos completamente de arcilla, sobre una roca interiormente de la ahora denominada “cueva de los bisontes”. Sus detalles y gastado es poco sorprendente.
Este grande sistema de cuevas que colindan con el río Volp atraviesa gran parte de Europa, su agua fluye a través de 3 cuevas y es rodeada de un hermoso paisaje selvático, esto capto la atención de Henri Bégouën en 1912 que decidió incursionarse cercano a sus 3 hijos.
Para su gran sorpresa interiormente de dichas cuevas consiguieron mucho más de lo que esperaban, ya que las paredes de la cueva Tuc d’Audoubert estaba repleta de arte paleolítico. Al descubrir esto decidieron averiguar a un arqueólogo para que los guiara y ayudara, es allí cuando Émile Cartailhac quedó sin palabras al ver la cantidad de material histórico que posaba en esas 3 cuevas.

Henri Bégouën con sus 3 hijos, Henri Breuil y Émile Cartailhac frente a la cueva Tuc d’Audoubert en 1912.

En la cueva Enléne se logró encontrar gran cantidad de obras talladas en huesos de algunos animales, de esa época se conoce que la comunidad Magdaleniense de la Permanencia de Piedra se alimentaba mayormente de caballos, renos, cabras, antílopes y cualquier animal magnate, cada uno de estos fueron representados con sumo cuidado y dedicación en los huesos de la mandíbula de los bisontes.
El bisonte llego a formar parte importante de la civilización Magdaleniense, fue su alimento principal y sus huesos son parte de otras obras, se cree que esté es el motivo por el cual fue xilografía en las paredes y pisos de la cueva Tuc d’Audoubert en prácticamente un 40% de ella, se lograron contar 103 animales y 250 signos representados en toda la cueva.
Pero poco que aún sigue siendo un gran intriga para todos fue lo opuesto en la cueva Trois- Fréres por Henri Breuil quien lo llamo “el hechicero” ya que la pintura hace remisión a un híbrido entre humano y animal. Se cree que en la civilización Magdaleniense realizaban rituales para atraer la suerte y tener cacerías exitosas, sobre todo por los animales de gran tamaño que cazaban, es por esto que “el hechicero” representa un número importante y novedoso para la historia por su imponente tamaño y la forma en que retratan sus cuernos y patas.

La pintura de “el hechicero” antagónico en la cueva Trois- Fréres por Henri Breuil.

La vida de toda la civilización Magdaleniense aún se mantiene vibratorio en los pisos y paredes de esas cuevas, no dejes de comentar y compartir esta publicación para que su historia siga viva.

La entrada Esculturas siguen intactas a posteriori de 15.000 abriles de caducidad. se publicó primero en Porque no se me ocurrio.